Viernes, 16 de Noviembre de 2018

El Pleno de las Cortes de Aragón ha rechazado dos iniciativas relacionadas con la tauromaquia, la primera que pedía promover su declaración como bien de interés cultural y la segunda que pretendía prohibir la entrada a los menores de 14 años en los festejos en los que se da muerte al animal.

La primera, presentada por el PP, ha obtenido el rechazo de PSOE, Podemos y Grupo Mixto, el voto positivo de PP y PAR y la abstención de Ciudadanos, mientas que la segunda ha contado con el voto a favor de Podemos y el Grupo Mixto, el voto en contra de PP, PSOE y PAR y la abstención de Ciudadanos.

Para el popular Ramón Celma, la tauromaquia no es un espectáculo de masas “sin más”, sino un “expresión de cultura e historia del país“, además de un “canto a la tolerancia, la libertad, el respeto y el amor por la tradición y la cultura”.


Publicidad


Con su iniciativa, el PP pedía también la creación de una Federación Aragonesa de Tauromaquia que integre la formación, práctica y competiciones de las tauromaquias clásica, popular y deportiva, diferentes modalidades todas ellas arraigadas en Aragón, e impulsar la retransmisión y programación específica vinculada a las corridas de toros y festejos populares en la televisión autonómica de Aragón.

Los diputados del PP charlan con toreros y ganaderos aragoneses / HOY ARAGÓN

Además de fomentar el conocimiento de la crianza del toro de lidia entre los más jóvenes y su aportación al sostenimiento del medio natural, con especial incidencia de los encastes del toro de lidia que se cría en Aragón.

La propuesta de Podemos se ha centrado en prohibir la entrada en espectáculos en los que se da muerte al animal a menores de 14 años, teniendo en cuenta que es entonces cuando el Derecho Foral aragonés fija la mayoría de edad del menor.

Según el diputado Carlos Gamarra, la intención es preservar a los menores de cualquier asunto que sea dañino para su desarrollo, en cumplimiento de las recomendaciones de Naciones Unidas, que dice que los espectáculos violentos no deben de ser observados por los niños.