Martes, 13 de Noviembre de 2018

El exconsejero de Medio Ambiente en Aragón entre diciembre de 2002 y mediados de 2011, Alfredo Boné (PAR), durante los gobiernos de Marcelino Iglesias (PSOE), rechaza cualquier trato de favor en los municipios gobernados por el PAR por recepción de grandes subvenciones para acometer obras del ciclo integral del agua.

Todo esto se enmarca en un macro plan urdido por el exconsejero del PAR para trufar el Pirineo aragonés de depuradoras, por encima del mínimo exigido por la Unión Europea en su plan medio ambiental.

El Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración detallaba la construcción de 1.153 plantas de depuración para tratar las aguas residuales urbanas de los 731 municipios de Aragón.

Un objetivo que, según un informe demoledor de la Cámara de Cuentas de Aragón, consideraba desproporcionado con un coste desorbitado: más de 3.000 millones de euros.

Sin embargo, hace justo un año, el gobierno de Aragón (PSOE-CHA) recondujo el macro plan ideado por Boné por la presión constante de más de cien alcaldes del Pirineo, el citado informe que detallaba su insostenibilidad y la comisión de investigación que se está dilucidando estos días.

Publicidad

Pese a ello, la realidad es que las Cortes de Aragón buscan responsables políticos del ‘zancocho’ urbanístico disfrazado políticamente de depuradoras por un criterio medioambiental.

RESPONSABILIDADES POLÍTICAS

Las declaraciones de Alfredo Boné, rechazando un exceso de subvenciones en municipios del PAR de manera discrecional, se han proferido en la Comisión de Investigación de las Cortes de Aragón sobre el citado plan medioambiental.

Boné ha calificado de “sesgados” los datos proporcionados por la diputada de Podemos Marta de Santos. Concretamente, los datos referidos a las subvenciones que otorgó el Instituto Aragonés del Agua a 670 municipios.

Todo este ‘manantial’ de dinero estuvo amparado por distintos convenios firmados desde la DGA con el Ministerio de Medio Ambiente, en 2008, del gobierno de José Luis Rodríguez.

BONÉ, SE DEFIENDE

“Yo no repartía el dinero porque no lo podía hacer”, ha insistido Boné, aunque Marta de Santos ha puesto sobre la mesa algunos datos de un informe encargado por Podemos a una consultoría económica del que se desprende que en el reparto de las subvenciones para acometer fundamentalmente obras de abastecimiento y alcantarillado salieron “claramente beneficiados” los municipios del PAR.

“Será que los municipios del PAR tenían más tuberías de plomo que sustituir que el resto”, ha ironizado de Santos.

Alfredo Boné, por otro lado, ha considerado este planteamiento “muy poco serio”, y ha justificado su argumentación en el hecho de que los municipios gobernados por el PAR, en torno a 200 en su época, eran mucho más pequeños y, por tanto, la cantidad que recibían calculada por habitante tenía que ser necesariamente mayor.

EL ZANCOCHO SE INICIÓ CON EL ‘PLAN NARBONA’

El convenio que firmaron en abril de 2008 el propio Boné y la entonces ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, encomendaba a la Comunidad Autónoma la ejecución de las obras de depuración de núcleos y ríos pirenaicos declaradas de interés general del Estado.

De los 142 millones que finalmente contempló el convenio a aportar por el ministerio a la Comunidad, se fijó que 105 se iban a destinar a obras de abastecimiento, 27,7 a saneamiento y 9 a mejoras en los cauces.

A cambio, la comunidad aragonesa tenía que ejecutar completamente, con fecha 31 de diciembre de 2016, las depuradoras de las cabeceras de los ríos pirenaicos y las del plan especial de depuración.

Publicidad

Es decir, 433 depuradoras en total de las que a finales de 2015 solo se habían hecho 120, según el informe de la Cámara de Cuentas de Aragón.

Alfredo Boné ha explicado que cuando él llegó al Gobierno, se encontró un plan de saneamiento y depuración aprobado en 2001 pero que se había ejecutado tan sólo 35 de una previsión de 175 depuradoras.

Por eso, como era un problema urgente que había que solucionar se recurrió al sistema de concesión de obra pública para llevar a cabo las depuradoras. Una decisión, ha recordado, que refrendó el Consejo de Gobierno presidido por Marcelino Iglesias.