Viernes, 14 de Diciembre de 2018

El Servicio de Salud de Aragón deberá indemnizar con 139.486 euros a la familia de un paciente que falleció tras un error en el diagnóstico médico en septiembre de 2016, ya que se le diagnóstico un cólico de riñón cuando murió después por rotura de aneurisma de la aorta abdominal.

Así consta en el expediente por el que se publica la orden de la Consejería de Sanidad en la que se estima parcialmente la reclamación de responsabilidad patrimonial que formuló en su momento la familia del fallecido, cuyo proceso ha seguido la asociación ‘El Defensor del Paciente’.

Proceso que culmina por ahora con la indemnización de casi 139.500 euros, por lo que se acaba así la vía administrativa, si bien cabe recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón con plazo de dos meses.


Publicidad


En septiembre de 2016 un vecino de Zaragoza, jubilado, comenzó a sufrir un fuerte dolor lumbar y contactó, al ver que no cedían los dolores tras aplicarse calor en la zona, con el 061.

Esta persona, en sus antecedentes médicos, contaba con hipertensión, insuficiencia mitroaórtica, aneurisma en la aorta abdominal y aneurisma de la arteria mesentérica superior, según recuerdan fuentes de ‘El Defensor del Paciente’.

Le diagnosticaron a este vecino de Zaragoza, una vez atendido, un cólico en el riñón y fue trasladado al Hospital Miguel Servet de la capital aragonesa.

Allí, tal y como indican la asociación citada, y a pesar de los antecedentes médicos del paciente, le confirman el diagnóstico a través de una radiografía “sin realizar más pruebas”, y le dieron el alta hospitalaria.


Publicidad


Sin embargo, ese mismo día volvieron “fortísimos dolores”, extendiéndose a abdomen y a la pierna derecha, por lo que acudió nuevamente a Urgencias del mencionado hospital, donde, al poco de llegar, se desmayó. Este paciente falleció por “rotura de aneurisma de la aorta abdominal”.

Los familiares, a tenor de los hechos, acudieron a ‘El Defensor del Paciente’, que interpuso una reclamación de responsabilidad patrimonial ante el Gobierno de Aragón al “considerar que no fue debidamente atendido en el hospital”.

En la resolución conocida hoy y con la que se procederá a la indemnización, se confirma, dice la asociación, que “la asistencia médica fue incorrecta“, ya que se tuvo que llevar a cabo “una prueba de imagen más definitiva que la simple radiografía”.