Sabado, 20 de Octubre de 2018

El viento ha cambiado de rumbo, de esencia, y desde luego, de liderazgo. El presidente del Partido Popular es Pablo Casado, un palentino de tan sólo 37 años que, tras unas primarias insólitas, aspira a todo.

Y su objetivo primario no es recuperar el Palacio de La Moncloa para los populares. Es armar a su partido para conquistar con fuerza las próximas elecciones municipales y autonómicas. Y nombrar a los candidatos a éstas.


Publicidad


UNIDAD Y COHESIÓN

El Partido Popular está en el día uno del tiempo de Casado. Atrás quieren dejar la lucha interna de las primarias, los rifirrafes entre candidatos -y sus equipos- o la batalla ideológica que han mantenido estos últimos días. El final de unas primarias con una unión plena de todos los militantes es el objetivo.

Y es el principal mensaje que lanzan desde el PP de Aragón: unidad y cohesión. Así lo reafirmó en el día de ayer el líder del PP aragonés, Luis María Beamonte, minutos después de la victoria de Pablo Casado.

Pablo Casado saluda a los militantes como líder del Partido Popular / PP

Con un mensaje de satisfacción por el resultado, Beamonte no dudo en calificar que el nuevo liderazgo beneficiará al partido en Aragón.

Principalmente, en palabras del dirigente popular, el beneficio se hará tangible con el nombramiento de -por el momento- tres aragoneses: Emma Buj, alcaldesa de Teruel; Javier Campoy, presidente en Zaragoza; y Pedro Navarro, concejal en Zaragoza.

“LE LLAMAMOS, Y NOS COGE EL TELÉFONO”

Los ánimos, en casi la totalidad de los compromisarios del PP de Aragón que acudieron al Congreso, eran de júbilo, satisfacción y alegría plena.

Después de semanas, donde la formación aragonesa no se ha postulado como tal, tan sólo sus dirigentes de manera individual por uno u otro candidato, el resultado -según afirman- ha sido “más que positivo”.

“Me siento muy satisfecho y también es un espaldarazo importante para todos nosotros“, remarcó Beamonte. “Lo que voy a intentar es que todos rememos en la misma dirección, que estoy seguro de que va a ser así“, explicó.

En conversación telefónica con este periódico, un vetusto compromisario zaragozano afirma que “Pablo Casado es el compromiso con los principios de siempre. Vamos a volver a coger impulso“. Por otro lado, una compromisaria oscense, al ser preguntada por la integración de Pablo Casado, reconoce que “incluirá a todos sin ningún rechazo a nadie“.

Varios de los principales dirigentes del PP de Aragón, con su líder Luis María Beamonte en el centro, durante el Congreso Extraordinario del PP / H.A

Otro compromisario era, incluso, más eufórico con la victoria de Pablo Casado: “Nunca tendremos una relación tan directa con el presidente nacional del partido. No sólo tenemos su móvil. Le llamamos, y nos coge el teléfono”.

EL PESO DE ARAGÓN

Por el momento, tan sólo se han confirmado tres nombres propios en la próxima estructura nacional. En un lado de organigrama estará Emma Buj, alcaldesa de Teruel; y Javier Campoy, presidente del PP de Zaragoza. Ambos estarán en el Comité Ejecutivo Nacional.

El concejal en Zaragoza, Pedro Navarro, estará representado en la Junta Directiva Nacional. Éste, no sólo es amigo personal de Pablo Casado desde hace más de diez años, si no que ha sido uno de sus principales valedores en Aragón.

Fuentes internas del Partido Popular aseguran a este periódico que habrá más nombres aragoneses en los cuadros directivos del ‘nuevo’ PP. Casi todas las papeletas las tiene el jacetano Mario Garcés.

El oscense, ex secretario de Estado de Servicios Sociales en el gobierno de Mariano Rajoy, aseguró en una entrevista con HOY ARAGÓN, hace pocos días, que estaría en el lugar que Pablo Casado decidiera. Y por el momento, es una incógnita su futuro interno.