Sabado, 15 de Diciembre de 2018

La cruz del Aneto, la columna de la Virgen del Pilar y el entorno del pico pirenaico que apareció ayer trufado de simbología separatista provocó una profunda indignación en la comunidad aragonesa.

El Aneto, uno de los símbolos aragoneses, junto a la profanación de la Virgen del Pilar en el citado pico, es el mayor agravio vandálico con intenciones independentistas en Aragón. La sociedad aragonesa, mediante las asociaciones montañistas como los partidos políticos, tildaron el acto independentista de “vergonzoso”.


Publicidad


El autor de la pintada, según fuentes de la Guardia Civil, se desconoce por el momento. En un primer instante, todos los indicios apuntaban a una montañera catalana, C.V, simpatizante con la causa independentista.

La montañera se fotografió en la cruz pintada de amarillo, y lo difundió en sus redes sociales. Ésto, salpicó de indignación y comentarios en contra de ella en las redes al viralizarse sus fotografías con la cruz vandalizada.


Publicidad


En un primer momento, la Guardia Civil concluyó que sería la principal autora del atentado medioambiental tras recibir numerosas fotografías de ésta junto a la cruz pintada.

Una posibilidad que se despejó, según fuentes de la investigación, porque la montañera se personó -en el día de hoy- en la comandancia de la benemérita para explicar lo sucedido. En ningún caso, aclara la montañera en conversación con este periódico, fue la autora de la pintada: “Me fotografíe porque me hizo gracia. Pero no pinté la cruz”. Asegura que tan sólo estuvo 3 minutos en la cima.

En una imagen publicada en las redes sociales, por ellos mismos, un compañero de la montañera, que le acompañó en la travesía al pico Aneto, la definió como “cup.pable”. Un juego de palabras entre el partido separatista CUP y el término culpable. Un dato que, en un primer momento, alertó a la Guardia Civil mientras estaba comenzando la investigación.

LA INVESTIGACIÓN

La Fiscalía de Huesca ha abierto diligencias de investigación para determinar las posibles responsabilidades penales existentes en torno a la acción vandálica perpetrada contra la cruz que corona el pico Aneto, pintada de amarillo coincidiendo con la celebración del referéndum unilateral en Cataluña. Fuentes del ministerio fiscal han confirmado la apertura de diligencias.

Las fuentes citadas han explicado que los hechos podrían ser constitutivos de un presunto delito de daños cualificado y de otro contra el patrimonio natural, sin perjuicio, añaden, de una posterior calificación de los hechos derivada de la investigación.

La fiscalía, a la vista del resultado de las investigaciones iniciadas, valorará la presentación de una denuncia en el juzgado de instrucción sobre el que recaería el caso de forma definitiva, el de Boltaña.

Los hechos son también investigados por la Guardia Civil, que actuará de forma coordinada con el ministerio fiscal para tratar de aclarar las circunstancias en las que se produjo el acto vandálico, que también afectó a la base en la que se apoya la imagen de la Virgen del Pilar que se sitúa junto a la cruz.

La acción vandálica llevada a cabo en la cruz del Aneto será denunciada, asimismo, por el Gobierno aragonés y por el ayuntamiento de la localidad de Benasque.


Publicidad


El suceso vandálico coincidió con el primer aniversario del referéndum ilegal del 1 de octubre. Junto a éste, también se colocaron cientos de lazos amarillos en la ciudad de Zaragoza, y la localidad de Fraga. En un principio, ninguna de las dos acciones separatistas tienen vinculación.


Publicidad



Publicidad



Publicidad


FE DE ERRORES

*Este periódico publicó que la autora de la pintada fue C.V debido a la difusión, por ella misma, en redes sociales de la cruz pintada en amarillo. E incluso acompañando la fotografía de comentarios que la podrían ‘autoinculpar’. En un inicio, fuentes de la Guardia Civil aseguraban que, debido a su difusión masiva en redes sociales, era la primera sospechosa del suceso. Sirva este apunte de aclaración a la publicación inicial.

** El reconocimiento del error es una obligación, y fijada en el manual de estilo de este periódico. Es la forma de perseverar en la honestidad y franqueza para mantener la reputación de informar con veracidad.