Miércoles, 24 de Octubre de 2018

ZARAGOZA – La Policía Nacional, en un operativo dirigido por el Grupo de Atracos, tenía localizada la presencia del preso fugado de la cárcel de Zuera, Benito Ortiz Perea, en el barrio zaragozano de Torrero desde “hace días”.

El dispositivo policial para proceder a la detención de Ortiz, fugado desde hace más de un mes, se estaba estrechando. Señalan fuentes policiales que el recluso, al percatarse de una mayor presencial policial en el barrio, decidió abandonar Zaragoza y viajar a Valencia en autobús.


Publicidad


Precisamente ayer, a las 18.00 horas, en la estación de autobuses de Delicias, en la capital aragonesa, la Policía Nacional le detuvo.

Agentes de la Brigada Móvil que habitualmente prestan servicio en la estación y de la unidad de Guías Caninos observaron a un individuo sospechoso con una actitud “nerviosa y huidiza“, y al ir a identificarlo, comprobaron que era Benito Ortiz Perea. Éste iba “semidisfrazado“, puntualizan fuentes de la investigación.

Informa la propia Policía en un comunicado de prensa que el Grupo de Atracos de la Brigada regional de la Policía Judicial ha dirigido la operación, en la que se han implicado todas las unidades de la Jefatura Superior.


Publicidad


En la misma nota los agentes indican que “desde el momento en que se produjo la fuga”, el pasado 29 de agosto, se activó en Zaragoza un dispositivo especial para su localización y detención. Así ocurrió en el barrio de Torrero.

Ortiz Perea, señala la Policía, se encuentra ya a disposición del Juzgado de Instrucción número 11, de Guardia, por un delito de quebrantamiento de condena. Cuando acometió con éxito la fuga, éste cumplía pena en la prisión de Zuera por tentativa de homicidio, secuestro y tenencia ilícita de armas.