Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

Especialistas de la Policía Nacional han desactivado a lo largo de los últimos días en distintos puntos de la Comunidad aragonesa cinco artefactos explosivos procedentes de la Guerra Civil hallados por personas que transitaban por las referidas zonas.

Según informa la Dirección General de la Policía, los Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (TEDAX) desactivaron el pasado 18 de octubre un proyectil de artillería de 75 milímetros que localizó semienterrado un paseante en la zona de Fuente Cerrada, en la misma ciudad de Teruel.

Debido a la dificultad de su manipulación, derivada de su situación en un terreno de gran dureza, los agentes optaron por proceder a su neutralización en el mismo lugar donde se ubicaba.


Publicidad


Cuatro días después, los TEDAX se desplazaron al camino de ‘Ojos Negros’, en Alfambra (Teruel), donde otro paseante localizaron un obús de 105 milímetros, que fue desactivado tras su traslado a una zona segura.

Los especialistas fueron requeridos también el pasado 24 de octubre por unos obreros que localizaron un proyectil de 155 milímetros y 45 kilogramos de peso en las obras de construcción de un aparcamiento próximo al Palacio de Deportes de Huesca. El artefacto fue trasladado al campo militar de Fornillos para su neutralización controlada.

Un obús de 105 milímetros fue localizado por un agricultor en Teruel hace pocos días / Polícia Nacional

Unos días después, el 3 de noviembre, los agentes fueron requeridos en Calatayud (Zaragoza), tras ser alertados de que un vecino que paseaba por el paraje de la Bartolina había localizado una granada de mortero “Valero” de 80 milímetros con signos de oxidación y sin sus aletas estabilizadoras.

Este proyectil fue desactivado por los especialistas sobre el terreno al presentar el lugar las condiciones de seguridad necesarias para su manipulación.

Tres días después, los TEDAX se desplazaron a una zona situada entre las pedanías de San Blas y Campillo, en Teruel, donde el propietario de un campo había encontrado un proyectil de artillería del tipo rompedor de grandes dimensiones y de 150 milímetros de calibre mientras labraba.


Publicidad


Los especialistas procedieron a trasladar el proyectil, de unos 48 kilogramos de peso a una zona segura para llevar a cabo su neutralización.

Las fuentes citadas señalan que la colaboración ciudadana ha permitido la localización y desactivación de dichos artefactos, e instan a la ciudadanía a denunciar la aparición de este tipo de proyectiles y a no tratar de manipularlos.