Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

Embou nace en 2003, de la mano de la Universidad de Zaragoza que apoyó el proyecto fin de carrera de tres estudiantes, los cuales tenía un objetivo claro: llevar internet a todo el entorno rural de Aragón.

Poniéndolo en contexto, y así ver la ambición de este proyecto en sus inicios, por aquel entonces en Aragón sólo el 25% de las viviendas tenían acceso a internet de banda ancha, y la brecha digital entre el entorno rural y urbano aún era más acentuado.

Visto en el papel, parecía que estaba hecho ya, pero no era así. La puesta en marcha del proyecto se topó con multitud de trabas: la complicada orografía aragonesa, su clima extremo, carreteras secundarias, las infraestructuras disponibles, escasos recursos iniciales…

Publicidad

En este punto, casi parecía una utopía llevar a cabo este proyecto, pero estos 3 amigos desde sus inicios en un pequeño garaje, apostaron en todo momento por la innovación.

LA EMPRESA EN LA ACTUALIDAD

15 años después, lejos de ese garaje, cuentan con una plantilla de casi 50 empleados, con una media de edad por debajo de los 40 años, los cuales siguen trabajando con esa energía inicial, con la innovación por bandera. Y como no podía ser menos, esta plantilla está formada casi al 100% por aragoneses.

No sólo alberga casi 50 aragoneses en sus oficinas, sino que, en contra de subcontratar sus servicios a grandes empresas, apoya su fuerza comercial (distribuidores) y técnica (instaladores) en multitud de negocios y autónomos de la tierra.

De esta manera, además de llevando acceso a internet de calidad al entorno rural de Aragón, vertebran el territorio y contribuyen en la lucha contra la despoblación.

A día de hoy, gracias al esfuerzo realizado y apostando por núcleos donde otros operadores no lo hacían, se han convertido en el operador líder en el entorno rural aragonés.

Además, Embou ha conseguido adelantarse a las indicaciones de la agenda digital europea, que marca que toda la UE deben disponer de al menos 30 Mb de velocidad antes del año 2020, migrando en año y medio prácticamente toda su red a esta velocidad.

DATOS

1. Embou ha conseguido tener, en año y medio, el 91% de su red a 30 Megas de velocidad.

2. Dejando fuera las 3 capitales (Huesca, Zaragoza y Teruel), 9 de cada 10 habitantes en el entorno rural aragonés ya disponen de acceso a banda ancha de última generación.

3. Objetivo 2019: que todo Aragón navegue, como mínimo, a 30 Megas de velocidad.

4. Proyecto Plan TODOS Huesca: en los próximos 20 meses, Embou desplegará 321 localidades de fibra entre 20 y 1000 habitantes.