Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

El menor de 17 años detenido como presunto autor del crimen de un joven argelino de 20 en la calle Princesa de Zaragoza ha ingresado de forma cautelar en un centro especializado por orden de la juez de menores de la capital aragonesa sobre la que ha recaído el caso.

Según fuentes judiciales, el tiempo acordado por la magistrado es el tiempo máximo establecido en la Ley del Menor para mantener la medida cautelar contra el joven detenido antes de la celebración de un juicio por presunto homicidio que prevé penas de hasta 8 años de internamiento.

Al parecer, el menor, asistido por su letrada, Carmen Sánchez, ha optado en todo momento por no prestar declaración en torno a unos hechos que se registraron sobre las 04.00 horas de la madrugada del pasado domingo en la calle Princesa, en un punto próximo a una zona de marcha situada en el centro de la capital aragonesa.


Publicidad


La petición de internamiento cautelar ha sido formulada por la Fiscalía de Menores a partir de los testimonios de testigos y pruebas obtenidas por los investigadores policiales tras registrarse los hechos. Las fuentes citadas han explicado que las manifestaciones de los testigos han sido claves para la identificación y posterior localización del sospechoso, detenido dos días después en la capital aragonesa.

Los testimonios recogidos destacan que el menor atacó de forma sorpresiva a su víctima y le clavó un machete de grandes dimensiones en la pierna que le produjo un shock hemorrágico profundo que le causó la muerte mientras era trasladado a un centro hospitalario.

Las fuentes citadas han explicado que los investigadores han podido determinar que el presunto agresor, que iba acompañado de dos chicas, podía tener algún motivo de disputa sin determinar con su víctima y que éste habría sido el detonante de la agresión.

La profunda herida recibida por la víctima le alcanzó la femoral, lo que provocó una profusa y rápida hemorragia que desembocó en la muerte del joven. El seguimiento de los contactos del menor permitió a los investigadores su rápida localización en las inmediaciones de la plaza de toros de Huesca