Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

El buen trabajo cosechado durante años por la bodega aragonesa ‘Pago de Aylés’ se ha visto consolidado con uno de los premios más prestigiosos de la alimentación nacional.

En la tarde de hoy, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación del Gobierno de España ha recogido el premio al ‘mejor vino de España 2018’ a la bodega aragonesa, ya que fue otorgado en el mes de agosto.

Concretamente, “Premio Alimentos de España al mejor vino 2018” ha sido para el vino “s” de Pago de Aylés.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Alimentación.es (@alimentacion.es) el

Después de años en los que su vino ‘Aldeya Garnacha’ cosechó éxitos importantes, desde la bodega -situada en el entorno del municipio de Mezalocha (Zaragoza)- elaboraron un vino más ‘original’ como el “s” de Pago de Aylés para buscar la máxima expresión de esta noble variedad.

“S”, 100% GARNACHA

La primera añada ‘nació’ en el año 2013, donde la crítica del sector auparon al vino, ahora premiado por el Gobierno de España, como uno de los mejores elaborados mezclando la variedad con la elegancia. El vino “s” de Aylés es un vino elaborado bajo el amparo de la propia Denominación de Origen Pago Aylés.

Según explican desde la bodega aragonesa Pago de Aylés, “el objetivo desde el principio fue conseguir el verdadero carácter de la variedad, aunando elegancia, frescura y longevidad”. Una apuesta que se ha visto refrendada con la multitud de premios recibidos, incluido el del día de hoy.

Desde un punto de vista de tipicidad, se trata de uno de nuestros vinos más especiales (si no el que más), recuerdan desde la bodega Pago de Aylés.

Publicidad

Entre las características del vino premiado: es 100% garnacha con una selección de los mejores racimos de la parcela más antigua; con una elaboración muy tradicional; en depósito pequeño y abierto; y con una larga maceración tras una fermentación a baja temperatura. La crianza fue muy respetuosa, en barricas usadas de mayor volumen (300ltrs) durante 10 meses.

El vino “s” de Pago de Aylés es de color rojo rubí, poco cubierto. Nariz con aromas a moras, frambuesas, lavanda y hierbas mediterráneas. De cuerpo medio, la boca está marcada por el frescor, una firme estructura y final largo y sedoso. Una garnacha sutil con pureza y mineralidad.
Para el maridaje, es ideal acompañarlo con todo tipo de carnes rojas, guisos, estofados, embutidos y quesos curados. La temperatura óptima de consumo es entre 14º-16ºC.

La bodega Pago de Aylés ha recibido, entre otros, varios de los premios más importantes del sector. Por ejemplo, los 91 puntos en la ‘guía Peñin 2018’, el ‘Gran Bacchus de Oro 2018’ o los 91 puntos ‘Parker’.

LA BODEGA

La práctica de una viticultura sostenible, en proceso de acreditación como viñedo ecológico, es la seña inconfundible de esta bodega que tiene un objetivo de rendimientos ajustados a criterios de calidad de 34 hectolitros por hectárea.

El viñedo de Pago ocupa una superficie de 47 hectáreas de Garnacha, Tempranillo, Cabernet-Sauvignon y Merlot. La localización de éste, alrededor de la bodega, permite que la uva inicie el proceso de elaboración inmediatamente después de ser vendimiada. La Bodega Pago de Aylés es pionera en la vendimia nocturna con el fin de mantener intactas todas las propiedades de nuestras uvas y respetar la fruta y el terroir.

La bodega se encuentra en una de las tres fincas históricas privadas más grandes de Aragón, con más de 3.100 hectáreas de extensión con todo el perímetro vallado. La finca ‘Pago Aylés ‘no sólo es una bodega, es un territorio bien definido en el que naturaleza y vino conviven de una manera muy especial.

Es, sin duda, un auténtico Pago con características propias que la diferencian y distinguen de otras del entorno. Los dos ríos que atraviesan la finca (el río Huerva y el río Valderba) dotan al terreno de un micro clima que ha permitido desarrollar diferentes iniciativas a lo largo de su historia.

La familia Ramón Reula, propietaria de la bodega, en una decidida apuesta por la calidad total, pasará a la historia por sentar precedente y decidirse a elaborar el primer Vino de Pago de Aragón (10º de España en obtener este prestigioso y exclusivo apelativo).


Publicidad


Con estos vinos, esta bodega aragonesa hace realidad un ambicioso proyecto en el que trabaja con ilusión y empeño desde hace una década.

Por todo ello, el proceso para la elaboración del Vino de Pago Aylés, la joya más preciada de esta bodega y el primer caldo aragonés de estas características, echó a andar amparado en las razones científicas que justifican el valor de esta forma de producción estrechamente ligada al territorio.