Martes, 25 de Junio de 2019

La casa británica Bonhams subastará este martes dos colecciones de grabados correspondientes a las series “Los desastres de la guerra” y “Los Proverbios” también conocidos como “Los Disparates” del genio aragonés Francisco de Goya.

La colección de 80 grabados “Los desastres de la guerra” en su encuadernación original se espera que alcancen un precio de entre 70.000 y 100.000 libras (de 77.826 a 111.180 euros) y proceden de la primera edición de Harris imprimidos en el taller de Laurenciano Potenciano y sus hojas se encuentran en muy buenas condiciones, según el análisis emitido por los expertos de la casa de subastas británica.

Publicidad

Estos grabados, ejecutados entre 1810 y 1820, representan los horrores infligidos a la población civil de España por parte del ejército de Napoleón Bonaparte durante la Guerra de la Independencia Española (1808-1814), informó Bonhams en una nota de prensa.

El lote de “Los desastres de la guerra” es el lote 31, mientras que previamente, en el lote anterior, saldrá otra colección del artista de Fuendetodos de 18 grabados con aguatinta y punta seca correspondiente a la serie de “Los Proverbios o los Disparates” de antes de 1824, que se estima podrían alcanzar un precio entre 30.000 y 50 libras (33.357 y 55.595 euros).

Al igual que en el lote más caro se trata de impresiones finas, ricas e impresas con muy buenos contrastes y reflejos en su primera edición también en el taller de Laurenciano Potenciano y publicado por la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando en Madrid en 1864.

LOS SENTIMIENTOS DE GOYA

Los grabados de los desastres conservan su encuadernación original y, según la casa de subastas, son un testimonio más amplio de los sentimientos del artista acerca de todo el conflicto bélico y de sus consecuencias brutales.

A pesar de que la guerra acabó ganándola el ejército británico, Napoléon tuvo que hacer frente una población española que, en forma de guerrillas, se alzó contra las tropas napoleónicas y cuyas emboscadas provocaron graves daños tanto a los soldados franceses como a su moral.

Ante estos ataques, la respuesta del ejército de Napoleón fue causar terror entre la población civil a través de ejecuciones masivas sin juicios, encarcelamientos, violaciones y múltiples represalias “aún más salvajes”, indica la nota.


Publicidad


Todas estas atrocidades, así como los actos heroicos de resistencia del pueblo español, fueron capturados gráficamente por el artista aragonés, quien permaneció en España durante la guerra.

Aunque Goya “no fue el primer artista en representar la guerra contra los civiles, sus grabados son sin duda más dramáticos y variados en la narrativa, más salvajemente bellos y más humanamente conmovedores que cualquier otra cosa“, dijo la jefa de grabados y estampados de Bonhams, Lucía Tro Santafe.

UN ARAGONÉS UNIVERSAL

Francisco José de Goya y Lucientes (1746-1828) fue uno de los mejores artistas españoles de la época romántica, precisa la casa de subastas.

Nombrado como pintor de la corte por Carlos IV en 1789, disfrutó de una exitosa carrera como retratista y fue conocido por su negativa a adular a sus sujetos con semejanzas idealizadas.

A principios de la década de 1790, Goya se quedó sordo de un oído y su salud fue empeorando con el paso de los años, lo que repercutió directamente en su trabajo y su obra, que se volvió cada vez más oscura.