Miércoles, 20 de Febrero de 2019

Andan de nuevo atribulados nuestros concejales, los que quieren ir a las procesiones y los que se lo quieren prohibir.

Recogidos los belenes y con la Semana Santa aún por llegar, activistas de viejas causas aprovechan festividades, mayores y menores, para volver con la matraca laicista. La última ha sido en Zaragoza que el martes festejaba a su patrón San Valero.


Publicidad


Allí parece que los concejales pueden ceder espacios públicos a exterroristas o para apoyar a la manada de Alsasua, pero ¡nada de procesionar! Eso va contra el laicismo y la multiculturalidad, eso desune y ofende a las minorías, nos dicen; lo otro no.

Pero como esas palabras forman parte del diccionario de lo políticamente correcto y del temario de educación para la ciudadanía, pues a callar y nada de procesiones, romerías, laudes o maitines; no vaya a ser que alguien se moleste.

Pero eso, ya sabemos, no es el tema.

Asistir a una celebración religiosa no significa participar de sus creencias, ni que la institución representada imponga una fe, ni tampoco impide asistir a otras fiestas, como la del cordero musulmana o el Rosh Hashaná judío.

Ir a la iglesia, por una boda o un funeral, puede tener significado religioso si VD es creyente pero, si no lo es, también su presencia tiene sentido. Celebrar la alegría de los que se casan o compartir el duelo de los que han sufrido una pérdida son grandes motivos, y el solo acompañamiento no implica un testimonio de fe.


Publicidad


Como en las fiestas religiosas patronales. En ellas, unos ciudadanos celebran de forma religiosa su fe, pero también lo hacen con motivo de un acontecimiento o personaje histórico que les une con un pasado común y les identifica como comunidad. La presencia del Ayuntamiento sencillamente significa que comparte una fiesta y su sentimiento de comunidad y de apego a su cultura.

Y éste sí que es el tema. La identificación de un pueblo con su cultura.

A mí, la verdad, no me preocupa mucho que los concejales vayan o no a misa mayor, que se pongan la banda o se la quiten. Ni creo que la Iglesia se resienta por su ausencia ni se fortalezca con su presencia. Lo que a mí me preocupa es lo que hay detrás, consciente o inconscientemente, de la bandera laicista: el estatismo y el complejo occidental.

El estatismo siempre se ha sentido amenazado por cualquier ámbito de relación y cohesión intermedio entre el Estado y el individuo, como las asociaciones civiles, la familia o la Iglesia.

Los jacobinos reprimieron el asociacionismo, el marxismo atacó a la familia y todas las revoluciones consideraron a las Iglesias como enemigas, precisamente porque crean un ámbito de valor y autoridad fuera del control del Estado. Esto pasa aquí o en China, y si no pregunten al Dalai lama.

Y luego está el complejo occidental, que invita a desprendernos de tradiciones y cultura, y a abrir mente y sociedades a otras civilizaciones, para lo que tenemos que ocultar la propia. Esto ya sí que solo pasa aquí, no en China o en Oriente.


Publicidad


En la posmoderna sociedad liquida parece que podemos prescindir de nuestro acervo cultural, pero una comunidad sin cultura no existe, y cuando una cultura languidece, otras emergen.

Y que quieren que les diga, a mí me gusta la mía; sí, la occidental, la judeocristiana, la que heredamos de la filosofía griega, del derecho romano y de la religión cristiana a través de San Valero, precisamente, y tantos otros que podemos recordar.

Europa está construida sobre el ideal judeocristiano del amor al prójimo, según el cual los extraños y los íntimos merecen igual prioridad.

Nos exige respeto a la libertad de cada persona, a su soberanía y privacidad; “no es un arbitrario imperialismo cultural lo que nos lleva a valorar la filosofía y la literatura griegas, la Biblia hebrea, el derecho romano y la épica y romances medievales y enseñar estas cosas en nuestros colegios -nos dice Scruton-.

Son nuestras, exactamente en el mismo sentido en que son nuestros el ordenamiento jurídico y las instituciones políticas: forman parte de lo que nos ha hecho, y transmiten el mensaje de que está bien ser lo que somos.

Y la razón respalda estas cosas y nos dice que nuestra cultura cívica no es sólo una posesión provinciana de comunidades ensimismadas, sino un modo de vida justificado”.

¿De verdad queremos abandonar nuestra cultura?