Lunes, 22 de Julio de 2019

El Seprona de la Guardia Civil de Huesca, dentro de la Operación AQUA, intensificará en el mes de marzo la inspección de pozos y balsas de riego de la provincia de Huesca, donde hay localizadas más de 1300 de estas infraestructuras autorizadas.

El objetivo principal de la Operación, que se desarrolla desde 2015, es la vigilancia y control del uso y aprovechamiento del agua, debido a la proliferación de pozos y balsas de captación de aguas subterráneas, algunas de ellas de forma ilegal, que suelen tener relación con casetas de aperos y almacenes fuera de zonas urbanizables.


Publicidad


En los últimos años se han llevado a cabo más de 221 servicios de inspección.

Aunque en la provincia hay más de 1300 pozos con la pertinente autorización, el Seprona debe comprobar si se mantienen las condiciones de uso, y en el caso de los que quedan secos, si se cumplen con las obligaciones para su sellado.


Publicidad


Desde la Guardia Civil se considera fundamental la colaboración ciudadana sobre todo para ubicar los pozos ilegales, ya que su localización es muy laboriosa debido a la gran extensión de terreno que tiene la provincia, llamando al teléfono 062, al número 974.21.03.42, extensión 283, o comunicándolo al Puesto de la Guardia Civil más cercano