Martes, 18 de Junio de 2019

El candidato del Partido Popular (PP) a la Alcaldía de Zaragoza, Jorge Azcón, tiene claro su compromiso con el cambio económico de la ciudad de Zaragoza. Una auténtica revolución, tanto fiscal, administrativa como en innovación, para llevar a la ciudad aragonesa al nuevo paradigma de las grandes ciudades de Europa.

Por todo ello, el candidato explicó, en el día de ayer, su propuesta de eliminar la burocracia del Ayuntamiento para que las empresas se puedan constituir e iniciar su actividad en cinco días.


Publicidad


En declaraciones a los periodistas, Jorge Azcón detalló que es necesario “volverle a pegar un empujón a la economía a través de la revolución fiscal y ampliando 12 meses más la tarifa planta de los autónomos”, hasta llegar a los tres años, así como “crear un ecosistema de emprendimiento” y reducir a cinco los días necesarios para poner en marcha una sociedad y así “crear riqueza y empleo”.

Azcón quiere que el programa económico que defiende el candidato del PP a la presidencia del Gobierno de España, Pablo Casado, en las elecciones generales del 28 de abril, “llegue a Aragón y Zaragoza”, de ahí la importancia de la “coordinación” entre el Gobierno regional y el Ayuntamiento de Zaragoza, porque “no puede ser que el ayuntamiento vaya por un sitio y el gobierno de Aragón vaya por otro”

Mientras que el candidato de este partido a la presidencia de la Comunidad Autónoma, Luis María Beamonte, apostó por rebajar impuestos. Ambos, tanto Azcón como Beamonte, junto con la secretaria general autonómica, Mar Vaquero, la número 2 al Ayuntamiento María Navarro o la también candidata a concejal Natalia Chueca, visitaron el centro Impact Hub Zaragoza, un local donde varias empresas tienen su espacio de trabajo innovador, en el centro de Zaragoza.

Una “revolución fiscal”, con rebajas e incluso supresión de determinados impuestos, como el de Sucesiones, es la propuesta del PP como herramienta para crear riqueza y fortalecer la economía que este lunes explicó el presidente del partido en Aragón, Luis María Beamonte.

Beamonte marcó los planteamientos del PP, como símbolo de la economía emergente y del talento empresarial aragonés, donde rechazó la pasividad institucional frente a la actual situación de contracción económica mundial y ha apostado por facilitar el desarrollo del talento aragonés y la atracción empresarial.

Una fiscalidad basada en “suprimir Sucesiones y Donaciones, modificar Transmisiones Patrimoniales, Actos Jurídicos Documentados y la corrección a la baja del IRPF“, apuntó Beamonte, quien añadió además una rebaja del impuesto de Sociedades por debajo del 20 % o la eliminación del pago en los ahorros de la jubilación.