Viernes, 24 de Mayo de 2019

El Gobierno de Pedro Sánchez ha abierto el debate más polémico de la política aragonesa. La activación de un nuevo trasvase del río Ebro a las comarcas cántabras en periodo electoral apurando el límite legal para no abrir la espita, en mitad de las elecciones, de reformar el Plan Hidrológico Nacional.

El propio gobierno socialista, a través del ministerio de Transición Ecológica de Teresa Ribera, activa una transferencia hídrica de 4.99 hm3 al año de carácter indefinido a Santander -y a su área metropolitana-.

Una posición política del Gobierno de España que pone en jaque las afirmaciones públicas de la ministra de Transición Energética, Teresa Ribera, de que sólo se autorizaría trasferencias hídricas de la cuenca del Ebro en supuestos de excepcionalidad.

Es más, el gobierno de España acredita que habrá, en el corto plazo, una modificación del Plan Hidrológico Nacional para ampliar la misma transferencia hídrica a Cantabria. Eso sí, después del periodo electoral que está eclipsando el primer semestre del año 2019.


Publicidad


Según una propuesta del Consejo de Ministros, a la que ha tenido acceso HOY ARAGÓN en exclusiva, se autoriza una transferencia anual de agua de la cuenca del Ebro al aérea occidental de las comarcas cántabras, y en especial a Santander junto a su zona de influencia.

*Aquí puedes leer de manera íntegra la Propuesta de Acuerdo de Consejo de Ministros

El trasvase será de manera indefinida. La decisión política del gobierno socialista no es puntual ni está avalada por un supuesto carácter de urgencia.

LA REALIDAD DE OTRO TRASVASE

La propuesta del gobierno de Pedro Sánchez se materializó hace pocas semanas. Su aprobación definitiva tan sólo necesita el consentimiento del Consejo de Ministros y su publicación en el Boletín Oficial del Estado. Es decir, un mero trámite. Un nuevo trasvase del río Ebro es una realidad.

En la citada propuesta de acuerdo de Consejo de Ministros, se detalla que el objetivo del nuevo trasvase del Ebro es “dar una satisfacción permanente a las necesidades de abastecimiento de Cantabria“.

Principalmente, para garantizar los abastecimientos de agua a la ciudad de Santander -y su zona metropolitana- en la época de vacaciones por el alto incremento de población durante esas fechas.


Publicidad


De la misma manera se solventa una sentencia del Tribunal Supremo, del año 2016, por el que se anulaba un acuerdo político del año 2012 para revisar el Plan General de Ordenación Urbana de Santander.

MODIFICAR EL PLAN HIDROLÓGICO NACIONAL

Por otro lado, la decisión del gobierno de Pedro Sánchez por realizar un nuevo trasvase apura el límite legal para decidir mediante el Consejo de Ministros. Y así no abrir la reforma del Plan Hidrológico Nacional en plena campaña electoral o durante el año 2019.

El límite legal para autorizar la realización de transferencias hídricas por decisión ministerial es de 5 hm3. El gobierno socialista, como se ha mencionado anteriormente, autoriza un trasvase a las comarcas cántabras de 4,99 hm3.

La propuesta de trasvase del río Ebro para su aprobación ministerial también detalla que está previsto, en el corto plazo, una modificación del Plan Hidrológico Nacional para abastecer de más recursos hídricos a las mismas comarcas cántabras.

Fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica aseguran que las comarcas cántabras occidentales, en especial Santander y su área metropolitana, necesitarán el triple de recursos hídricos de los que impulsa el Gobierno de Sánchez en un futuro. Cerca de 2o hm3 para satisfacer toda la demanda.

En una reciente entrevista en El Periódico de Aragónla ministra Teresa Ribera aseguró que “tenemos que ir a un modelo sumamente eficiente. Eso no impide que en un determinado momento pueda plantearse un trasvase, pero tienen que ser necesidades extraordinarias“.


Publicidad


Una aseveración que contradice la decisión adoptada por su ministerio de realizar otro trasvase del río Ebro a las cuencas cántabras. El citado trasvase no es una cuestión estrictamente extraordinaria.

LOS TRASVASES DEL RÍO EBRO

El río Ebro soporta a día de hoy 8 trasvases para abastecer de agua de boca fuera de su propia cuenca a cerca de 3 millones de personas en periodo estival. La nueva propuesta del gobierno de Sánchez añadiría otro trasvase para sumar 9 en total.

En el caso de Cantabria, el río Ebro ya soporta el bitrasvase Ebro-Besaya -del año 1982- enviando volúmenes recursos hídricos de las cuencas cantábricas a la del Ebro en invierno y primavera para retornar en el estiaje (los meses de verano, preferiblemente).

Por ello, el río Ebro ya está transfiriendo un volumen anual de de 18,61 hm3. En total, entre el trasvase del año 1982 junto a la aportación hídrica en la nueva propuesta, el río Ebro trasvasará 23,6 hm3 de recursos hídricos al año de manera ininterrumpida.