Viernes, 24 de Mayo de 2019

El nombramiento del gerundense Joan Planellas, de claro perfil independentista, como nuevo arzobispo de Tarragona, ha levantado la caja de los truenos de la Iglesia. Y de la opinión pública.


Publicidad


El perfil en redes sociales del nuevo obispo tarraconense está trufado de esteladas, proclamas soberanistas o campanarios de parroquias con guiños a los políticos presos. Un hecho que ha levantado múltiples críticas entre los parroquianos o el resto de la sociedad catalana.

La división eclesiástica por controlar -mediante la ideología- las diócesis catalanas llevaba meses en boca de toda la Iglesia catalana. La posible ‘gobernanza’ del obispado de Tarragona por un obispo de corte constitucional, y no soberanista, indignó a la plataforma Volem bons bisbes catalans (Queremos buenos obispos catalanes).

Un grupúsculo de fieles que promueven por mar y aire que el soberanismo también cope todas las esferas de la vida eclesiástica. No sólo la social o política. Por ejemplo, el pasado día 23 de marzo en la primera canonización celebrada en la Catedral de Tarragona, ya avisaron de sus pretensiones xenófobas en el seno de la Iglesia.


Publicidad


Durante el evento, portaron una gran pancarta en la que se leía “Ni de Barbastro ni valencians” -en referencia al obispo de Barbastro y Monzón, Ángel Pérez Pueyo, que por entonces sonaba en todas las quinielas para ser obispo de Tarragona-.