Lunes, 22 de Julio de 2019

El informe de la necropsia realizada por los veterinarios del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca ha determinado que la muerte de las ovejas de la explotación propiedad de Gregorio García de Tauste (Zaragoza) se produjo por ataque de cánido y no por buitres.

Este lunes, técnicos y Agentes de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Aragón se han desplazado de oficio hasta la explotación para recoger dos de los animales muertos, una oveja y un cordero, junto al veterinario de la cooperativa San Simón y San Judas de Tauste para trasladarlos a La Alfranca, informa el Gobierno de Aragón en una nota de prensa.


Publicidad


En el informe emitido se especifica que los mordiscos localizados en los animales fueron producidos por un carnívoro de mediano tamaño, probablemente perros asilvestrados, por lo que la presencia de los buitres se produjo tras las muertes del ganado a consecuencia de este ataque, que acabó con la vida de 26 ovejas y un cordero y dejó otras cinco heridas.

Desde el Gobierno de Aragón se apela al buen uso de las redes sociales y a la importancia de examinar cada caso antes de generar alarma social, en alusión a la denuncia que el propietario realizó a través de un vídeo colgado en internet en el que mostraba los restos de los animales y lo atribuía a un ataque de buitres a ganado vivo.