Lunes, 21 de Septiembre de 2020

Eran más de las 12 de la madrugada cuando la Policía Local de Zaragoza entró en una cafetería del barrio de Las Delicias para frenar una fiesta oculta con más de 30 jóvenes. Y todo esto durante la crisis sanitaria que alerta a la administración aragonesa por una ola de rebrotes que sitúa a Zaragoza como la ciudad con más incrementos de contagios.


Publicidad


La cafetería fue convertida en un local de ocio nocturno con música latina en un volumen considerable, luces tenues o con iluminación de bar junto a camareros sirviendo alcohol. Todo ello hizo que la Policía Local terminara por sancionar a 30 personas, entre ellas el propietario del establecimiento, que podría ser imputado por un delito penal en caso de repetirse la fiesta oculta.

No es la primera vez que la Policía intercede en este tipo de fiestas clandestinas para saltarse los controles sanitarios por la pandemia de coronavirus. En Zaragoza, según fuentes policiales, han sido interceptadas poco más de 10 locales ocultos en las últimas semanas.

Este tipo de fiestas han derivado en varios contagios por COVID-19 durante los rebrotes actuales en distintos puntos de España.

Publicidad