Sabado, 21 de Septiembre de 2019

El sindicato policial Jupol ha denunciado que el incremento constante de menores extranjeros no acompañados (menas) en dependencias policiales de Zaragoza deriva en una merma de la seguridad ciudadana en la ciudad debido a la disminución de agentes en las calles.

En un comunicado, el comité provincial de Jupol en Zaragoza señala que a lo largo de las últimas semanas se han registrado en la capital aragonesa “diversos acontecimientos” en los que se han visto involucrados estos menores.


Publicidad


Destacan sus responsables que muchos de los ‘menas’ que llegan, en un “goteo incesante”, a la ciudad “proceden de Cataluña, País Vasco y otras localidades cercanas, sin dinero pero con billete de bus o de AVE comprados”.

Jupol resalta que en los últimos días ha llegado a haber en dependencias policiales grupos de menores que han debido permanecer durante más de 24 horas hacinados en habitáculos de no más de 9 metros cuadrados habilitados originalmente como salas de espera.

Comenta esta organización sindical que estos menores son alimentados con la comida destinada a los detenidos y se sirven de los servicios públicos de las instalaciones, “desconociendo en qué condiciones sanitarias se encuentran o si son portadores de algún tipo de enfermedad contagiosa”.

También se pone de manifiesto que estos jóvenes son custodiados de forma continua por patrullas de la Policía Adscrita a Aragón o por efectivos del servicio de atención a la ciudadanía, “cuya función principal es la seguridad ciudadana”.


Publicidad


Jupol hace constar que algunos de estos menores han protagonizado “actos vandálicos” en el interior de las dependencias policiales, y que los agentes de seguridad ciudadana se están viendo obligados a “dejar de llevar a cabo sus labores propias del servicio”, lo que deriva en una menor presencia policial en las calles.

El sindicato, en base al protocolo existente, entiende que la Policía Nacional debe proteger y custodiar a estos menores hasta su identificación, momento a partir del cual la labor de atender a los menores en centros adecuados corresponde al Gobierno aragonés, “de manera que los agentes puedan dedicarse íntegramente a la seguridad”.

GRAN VIOLENCIA

Los responsables de Jupol en Zaragoza aseguran que “no pueden compartir” unas recientes afirmaciones hechas por la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, respecto a que “no se puede unir los menas con la delincuencia”.

“Sin querer criminalizar ni generalizar -subrayan-, se debe reseñar el aumento significativo de delincuencia (con gran violencia) en nuestra ciudad y el incremento sustancial de detenciones de algunos de estos menores”.

Un incremento que ha llegado -añaden- “hasta el punto de hacerse necesario reforzar los servicios de noche por daños en la propiedad, hurtos, robos con violencia y con fuerza“.

Por esta razón, Jupol considera que el Gobierno de Aragón debe de tomar “cartas” en relación a una “problemática que tanto preocupa y que genera alarma sociedad en la ciudadanía”.


Publicidad


El sindicato cree necesario un incremento de los centros y del personal dedicados a la custodia de menores, ya que algunas de estas instalaciones, agrega Jupol, han cerrado recientemente “por los sucesivos incidentes, algunos de gravedad, ocurridos en los propios centros y en la localidad o barrio en el que se ubicaban”.