Lunes, 13 de Julio de 2020

La historia se repite. Tres años después del asesinato, el 5 de diciembre de 2017, de los guardias civiles Víctor Romero y Víctor Caballero, y del vecino andorrano José Luis Iranzo, la capital de la Comarca Andorra-Sierra de Arcos (Teruel) vuelve a sentir en miedo en el cuerpo.


Publicidad


Ayer por la tarde, el dueño de un bar en la avenida San José de Andorra (Teruel) creía ver a Pedro L. J., un hombre de 29 años con domicilio en Sagunto y más conocido como el ‘Rambo’ de Requena. Llegaba incluso a grabarlo y avisaba a varias patrullas de la Guardia Civil que se encontraban por la zona.

A partir de ese momento muchos vecinos vivían con angustia una situación que traía amargos recuerdos. “Un nuevo Igor ‘El ruso’ en Andorra, ¿por qué a nosotros otra vez?”, se preguntaban algunos.

Es el delincuente más buscado de varias comarcas de la comunidad valenciana tras haber cometido varios asaltos, robos y agresiones en Chelva, Los Serranos, Requena-Utiel y La Hoya de Buñuel. Es un hombre con conocimientos militares que es capaz de subsistir por sí solo en el aire libre con diversas técnicas de supervivencia.

NO HAY PRUEBAS

La Guardia Civil, a través de su oficina de información en Teruel, salía al paso de los comentarios vecinales rebajando el nivel de alerta. “Se está comprobando la veracidad de la información. De momento nada indica que esta persona pueda estar en Teruel”, explicaba su portavoz.

Asimismo, recordaba que se han atendido otros avisos en Teruel capital y otras poblaciones de la provincia que han resultado ser falsos. Un total de seis vehículos del cuerpo armado además de la policía local realizaban controles aleatorios por la zona por seguridad.

Fuentes policiales indicaban que veían poco probable que el ‘Rambo’ de Requena estuviese en la zona y que si se acercase a Andorra acabaría detenido. “No es tan tonto, y no vendrá por aquí porque siempre intentamos estar muy presentes”, aseguraban estas mismas fuentes.

Hace una semana, la propia Guardia Civil emitía un comunicado a sus patrullas donde se indicaba que el ‘Rambo’ de Requena había sido visto conduciendo un vehículo por la carretera del Campillo en dirección a la localidad turolense de San Blas en torno a las tres de la madrugada. La persona que lo vio lo identificó en una fotografía que posteriormente le enseñaron.

Esta persona, que podría portar una escopeta de cañones recortados que dispara balas de fogueo, está siendo buscado por varios robos con violencia en Valencia. Algunos de esos testigos dieron una breve descripción: “Es un hombre delgado, de 1,75 metros de altura e iba vestido con ropa tipo militar”.

Publicidad
No Hay Más Artículos