Sabado, 08 de Agosto de 2020

El 48º Festival Internacional de Cine de Huesca entrega el Premio Pepe Escriche a la Cátedra Extraordinaria Ingmar Bergman en cine y teatro. Su coordinadora, Mariana Gándara, recibe de forma virtual el galardón en una serie de encuentros online que la cita oscense ofrece en primicia a través de su página web.

Una conversación acerca de la cultura como “una manera de preservar la salud”, el potencial del cine en el individuo o el fortalecimiento de Iberoamérica como comunidad. Esta iniciativa mexicana de la Universidad Nacional Autónoma de México para el pensamiento y la reflexión cumple su décimo aniversario con este tributo que reconoce su labor de formación y encuentro.


Publicidad


La Cátedra Bergman de la Universidad Nacional Autónoma de México destaca el papel de la cultura en la sociedad actual, confirmando que en momentos como los que vive el conjunto del planeta, “es también una manera de preservar la salud”.

Las palabras de su coordinadora, Mariana Gándara, se enmarcan en una charla virtual con motivo de la concesión a este programa del Premio Pepe Escriche del 48º Festival Internacional de Cine de Huesca. La primera de un conjunto de piezas audiovisuales denominadas “(Ciber)Veladas del Festival” y que la cita oscense integra dentro de su amplia programación online a través de su página web.

EL PENSAMIENTO, NUDO DEL CINE

A lo largo de la conversación moderada por la periodista Adela Mac Swiney, Gándara apunta también el destacado papel que tiene el séptimo arte como “generador de saberes” y la necesidad de “detenerse a pensar”.

Dos ideas que entroncan a la perfección con el propio fundamento de la Cátedra como espacio para reflexionar sobre la creación. Tras una década contando con ilustres personalidades de la talla de Terry Gilliam, Juliette Binoche, Guillermo Arriaga, Geraldine Chaplin, Apichatpong Weerasethakul, Alejandro González Iñárritu, Lucrecia Martel o el oscense Carlos Saura, el confinamiento ha redescubierto nuevas posibilidades de conexión para las propuestas que siguen llevando a cabo; “si las cosas son a distancia y online, desparecen las fronteras” declara la responsable de este programa.

La recepción de este galardón supone un acicate para todo su equipo y refrenda lo importante que es “pensar juntos, así como lo que podamos descubrir en las películas”. El estrecho vínculo de la cita altoaragonesa con el otro lado del Atlántico y la importancia de tener puentes gracias a la cultura puso de manifiesto en la conversación la mayor consciencia como comunidad de toda Iberoamérica.

Este entendimiento se sustenta cada vez más en una red colaborativa que genera un pensamiento como región (sin perder el sabor propio de cada país) como explica Gándara; toda esta fortaleza está dando la oportunidad a toda la industria de abrirse un hueco importante en las pantallas de cualquier rincón del planeta.

El presente y el futuro de la Cátedra se afronta ahora mismo con optimismo, pero con un claro espíritu crítico donde analizar y profundizar sobre términos tan importantes como equidad o inclusión y al mismo que se aboga por el arte como un derecho universal.

UN LABORATORIO DE PENSAMIENTO

La Cátedra Extraordinaria Ingmar Bergman en cine y teatro es el programa de pensamiento contemporáneo en torno a la cinematografía y las artes escénicas más importante de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Su propósito es socializar las incógnitas que estimulan estas disciplinas por medio de experiencias de aprendizaje colectivo. Estas actividades fortalecen a la comunidad artística y acercan a los universitarios a referentes de la creación actual, al tiempo que fomentan la vinculación, la reflexión y el encuentro.


Publicidad


Desde su creación en el 2010, la Cátedra Bergman ha realizado medio millar de proyectos. De estos se desprenden cientos de actividades entre las que figuran conferencias y clases magistrales, talleres, seminarios, prácticas experimentales, mesas redondas, ciclos de cine, temporadas teatrales, exposiciones, publicaciones y homenajes; acumulando a lo largo de casi diez años más de 70.000 asistentes.

La constante y atractiva oferta de la Cátedra Bergman la posiciona como un prestigioso espacio para la reflexión, formación y encuentro en torno a la cinematografía y las artes escénicas. Las excelentes oportunidades de aprendizaje y vinculación que conforman su programa se traducen en un impacto profundo en sus públicos, compuestos por la comunidad universitaria y el gremio artístico, así como todas aquellas personas que encuentran en estas disciplinas un reflejo de sí mismos y del presente que habitamos.

Publicidad