Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Una delegación de touroperadores y agencias de viajes de China visitan esta semana Zaragoza para conocer la ciudad y así incluirla en sus circuitos y paquetes turísticos más allá de la parada técnica entre Madrid y Barcelona.


Publicidad


La delegación ha sido recibida en el Ayuntamiento por la vicealcaldesa, Sara Fernández, quien ha apostado por adaptar la oferta al gusto de estos visitantes, que es diferente por razones culturales, pero que cuenta con un alto poder adquisitivo.

En su visita van a conocer el patrimonio de la ciudad, su casco antiguo, a disfrutar de la gastronomía típica y a ver un espectáculo de jotas.

A este respecto, Fernández ha puesto en valor el club de producto Nihao Zaragoza, único en España, que funciona a modo de cluster para atraer el turismo del gigante asiático y que cuenta desde hace un año con una web con dominio chino (nihaozaragoza.cn), destinada exclusivamente a estos visitantes.

UN IMPORTANTE CRECIMIENTO

China ha pasado de aportar 6.000 visitantes en 2013 a 70.000 en 2018, con lo que ha superado ya a Francia como el principal país emisor y, hasta agosto de este año, han llegado incluso un 10 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior, cuando el aumento del turismo en general en Zaragoza ha sido de poco más de un 1 por ciento.

Los viajeros chinos, además, han pasado de hacer una noche de media en la ciudad a pernoctar un 16 por ciento más, debido a que hay un sector, que es el de mayor nivel económico y el que más gasta, que cada vez más se fabrica su propio viaje y pasa más tiempo en cada lugar.


Publicidad


Si el gasto medio por turista internacional es de 1.000 euros, el de los chinos es del doble, ha apuntado Miguel Ángel Argente, director de Zaragoza Turismo.

A la cabeza de la delegación del país asiático estaba Lili Chen, de la empresa Iberochina, con base en Barcelona, quien ha apuntado que la capital aragonesa ha sido hasta ahora sede de la típica parada técnica de descanso entre las dos principales ciudades españolas.

Pero ahora, dado que el Gobierno chino otorga visados que permiten una estancia mayor, de hasta 30 días, los turistas tienen más tiempo para visitar la península Ibérica y, por ello, desean conocer la ciudad para ofrecer sus encantos en sus paquetes vacacionales.