Martes, 28 de Enero de 2020

La Navidad es un momento de luces, color y alegría. Es la expresión más cálida de nuestras calles de todo el año. Por eso, hay varias estampas tan espectaculares en la ciudad de Zaragoza para hacer las delicias de los usuarios de Instagram.


Publicidad


¿Estás preparado para ganar más likes que el resto de tus seguidores? Estos son los lugares más espectaculares en Navidad donde puedes tomar las mejores instantáneas de la ciudad de Zaragoza.

1.Un árbol de 22 metros en plena Plaza Paraíso

Un gran árbol de luz en la Plaza Paraíso de la misma altura que el abeto navideño del Rockefeller Center en Nueva York, diseñado por uno de los arquitectos más reconocidos en iluminación navideña, el aragonés Sergio Sebastián.

Un árbol único de 22 metros de altura con 7,5 diámetros de base que simula, mediante luces, las conexiones neuronales de uno de los científicos aragoneses más prestigiosos de la historia mundial, Santiago Ramón y Cajal.


Publicidad


2.La fabulosa Plaza del Pilar

Si hay un rincón en Zaragoza donde celebrar la Navidad es la Plaza del Pilar. Todo lo que rodea a la histórica plaza zaragozana está impregnado de espíritu navideño.

Un escenario para villancicos, una gran pista de hielo, el Belén más grande de España a tamaño real, un tiovivo para los más pequeños o un árbol de los deseos. Eso sí, todo ello acompañado de un gran mercado navideño donde disfrutar en familia.

3. 450 metros de luces en la Calle Alfonso I

La calle Alfonso I es el pasillo principal que los ciudadanos recorren para visitar el Belén ubicado en la Plaza del Pilar y la feria navideña tan característica.

Por ello, el Ayuntamiento ha considerado por primera vez colocar un alumbrado durante todo el recorrido de la calle Alfonso I, una de las calles más transitadas y comerciales de la ciudad. Son 450 metros de un manto blanco en paños de 30 metros de luces. Una estética navideña que embellece a la céntrica calle de un color blanco imponente.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Es imposible cansarse💓 – 📸: @hoyaragon

Una publicación compartida de HOY Aragón (@hoyaragon) el

4. La Plaza San Felipe (y su infinita historia)

Es, probablemente, la plaza ubicada en la zona histórica de la ciudad que mejor se conserva. En ella están varios de los edificios más históricos de la ciudad, el Museo Pablo Gargallo, la preciosa iglesia de San Felipe o el afamado establecimiento Montal en su centenario.

No cabe duda de que la Plaza San Felipe es uno de los mejores rincones de la ciudad donde poder disfrutar de la Navidad en familia.

5. Un recorrido por la ribera del río Ebro

El mejor enfoque para tomar una de las instantáneas más codiciadas de la ciudad está en la ribera del río Ebro que baña a la milenaria Zaragoza. Desde ahí, la inmensidad de la Basílica del Pilar es un espectáculo.

El contraste de luces que se plantean en el horizonte del caudaloso río son muestra de una maravilla natural a pocos metros del centro de la ciudad. La cruda vigorosidad del río en pleno diciembre junto a la luz de los días más cortos del año no dejan indiferente a nadie. Es el mejor rincón para captar toda la belleza del emblema de la ciudad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Es imposible cansarse de estas increíbles vistas desde el río Ebro❣️ – 📸: @miguel_gabarda

Una publicación compartida de HOY Aragón (@hoyaragon) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Las mejores vistas😍 – 📸: @miguel_gabarda

Una publicación compartida de HOY Aragón (@hoyaragon) el

6. Parque Grande: un lugar para la tranquilidad

Es el pulmón de la ciudad de Zaragoza. Su gama de colores en el ocaso del otoño dan muestra de una estampa preciosa en plena Navidad.

Desde lo alto del monumento de Alfonso I El Batallador se puede contemplar una de las mejores vistas de la ciudad con un manto de colores repleto de las hojas del frondoso parque municipal.

7. Un paseo para perderse por Don Jaime

Es la hermana pequeña de la codiciada calle Alfonso I de Zaragoza. Sin embargo, no por ello es menos hermosa, colorida o agradable. Su largo recorrido es síntoma del abundante comercio tradicional que sobrevive en el casco histórico durante la bulliciosa Navidad de compras.

En esta ocasión, durante las fiestas navideñas, la calle Don Jaime luce como nunca. Es incluso más fotografiada que otros rincones de Zaragoza. Su camino trufado de árboles iluminados, al tiempo que los comercios decoran de motivos navideños sus escaparates, es una estampa perfecta para capturar.

Publicidad
No Hay Más Artículos