Jueves, 24 de Septiembre de 2020

Los estragos de la crisis sanitaria del coronavirus (COVID19) empiezan a tambalear la economía mundial. En concreto, el panorama aragonés es igual de desolador que el del resto del país. El Producto Interior Bruto aragonés registró una caída del 21,4 por ciento en el segundo trimestre del año respecto al mismo periodo de 2019, diecisiete puntos y seis décimas inferior al dato anotado en el primer trimestre del año (-3,8 %).


Publicidad


Esta tasa interanual es superior en siete décimas a la registrada para el conjunto de España (-22,1 %), pero se sitúa siete puntos y tres décimas por debajo de la alcanzada por el conjunto de países de la Unión Europea (-14,1 %), según ha informado el Gobierno de Aragón.

En términos intertrimestrales, la variación del PIB regional en el segundo trimestre se situó en un -17,3 %, doce puntos y tres décimas inferior menos respecto al trimestre precedente (-5 %).

Según el Gobierno aragonés, desde el punto de vista de la demanda, la evolución seguida por la economía aragonesa durante la primavera se explica en el desfavorable comportamiento de la demanda interna y la externa, aunque la contribución al PIB de Aragón de esta última fue ligeramente positiva en este trimestre.

Por lo que respecta a la demanda interna, el gasto en consumo final de hogares decreció un 23,1 % respecto al mismo trimestre de 2019. Por su parte, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas aragonesas creció un 1,5 % anual y la inversión en bienes de equipo cayó un 35,1 % anual y en construcción, un 32,3 %.

Con los datos disponibles del sector exterior, las exportaciones aragonesas de bienes y servicios decrecieron un 39,6 % respecto al segundo trimestre de 2019 y las importaciones, un 41,4 %.

Desde la óptica de la oferta, en el segundo trimestre del 2020 todos los sectores productivos de la economía aragonesa registraron tasas de variación interanual negativas, excepto el primario, que engloba las actividades de agricultura, ganadería, silvicultura y pesca.

En concreto, el sector primario presenta una tasa anual positiva del 5,4 % en la evolución de su valor añadido bruto durante el segundo trimestre del ejercicio, dos puntos por debajo de la registrada por el conjunto de España (7,4 %).


Publicidad


Por su parte, la variación interanual del valor añadido bruto del sector servicios es del -20,6 % en Aragón, el de la industria manufacturera del -26,9 % y de la construcción, del -31,8 % anual.

Estas son las estimaciones provisionales realizadas por el Instituto Aragonés de Estadística, a partir de los datos de Contabilidad Nacional Trimestral publicados por el INE, teniendo en cuenta que elaborada con el grado de información sobre la evolución económica nacional y regional del segundo trimestre de 2020 disponible en ese momento.

Publicidad