Martes, 17 de Septiembre de 2019

Desde hace muchísimos años las impresoras han formado parte de nuestras vidas, puesto que han respondido y responden a las necesidades de plasmar en papel nuestros documentos, cartas, recuerdos y momentos más cotidianos.

A pesar de la evolución que tenemos en la tecnología, la función de estas máquinas se ha mantenido y crecido puesto que tenemos la necesidad de “tocar” nuestros archivos.

La Tinta Aragonesa ha sabido adaptarse a los tiempos actuales. Su trayectoria de casi 14 años y miles de clientes satisfechos avalan su recorrido y proyección.

Ellos facilitan el acto de plasmar en papel y otros soportes, con la distribución y comercialización de cartuchos para que nuestras impresoras funcionen a la perfección, pero a un precio muy competitivo puesto que han desarrollado su propia marca, la marca La Tinta Aragonesa, baluarte Aragonés del comercio de consumibles al alcance de todos.

Con varias tiendas a disposición de sus clientes, y a través de su página web www.latinta.es hacen que sea posible la adquisición de esos pequeños “cacharritos” llamados cartuchos, que sin ellos es imposible que nuestras maquinas de imprimir funcionen.

Con el paso de los años se ha hecho imprescindible para nuestras vidas el equipo perfecto entre nosotros, nuestras impresoras y La Tinta Aragonesa.

Su política de cuidado del medio ambiente y gestión de los residuos de los cartuchos ya gastados aseguran que, cuando termina la vida de los cartuchos y debemos sustituirlos, son gestionados de la manera más eficiente y eficaz para que nuestro planeta no tenga ninguna consecuencia negativa por nuestras necesidades relacionadas con la impresión.

Todo ello garantiza que, con la ayuda y cooperación de La Tinta Aragonesa tenemos tinta para rato y podemos estar tranquilos con nuestro entorno y siempre cuidando nuestros bolsillos.