Miércoles, 08 de Febrero de 2023

Un salario medio de 34.500 euros brutos que llegaría a los 40.400 en 2024 es la propuesta que el comité de trabajadores de Avanza han rechazado. Mientras los paros se recrudecen y el ciudadano sigue sufriendo las consecuencias de una huelga que ya se prolonga durante más de 600 días, los conductores del bus de Zaragoza no ceden en su protesta, incluso cuando sus condiciones se verían sustancialmente mejoradas y estarían por encima de profesionales de su mismo sector y de otros. Para hacerse una idea, hablando siempre en términos de salario medio bruto anual, un camionero cobra unos 30.000 euros y un trabajador del TMB de Barcelona (autobús y metro), 21.200 euros. En el caso del EMT de Madrid, el sueldo es algo mayor, en torno a los 36.800 sin tener en cuenta los pluses de antigüedad. 


Publicidad



Publicidad


En el caso de los conductores de autobús de larga distancia, el salario medio bruto anual está en los 28.220 euros y sobre los propios conductores urbanos, en España cobran en promedio poco más de 21.000 euros, 13.000 menos que la propuesta mínima rechazada por los empleados de la contrata zaragozana. Comparándolo con otros sectores, un profesor de Secundaria cobra de media al año 34.000 euros brutos al inicio. Uno de Primaria, 10.000 euros menos, y un arquitecto entre 26.000 y 30.000. De las profesiones consultadas, solo los pilotos (entre 64.000 y 88.000 euros, según experiencia) y los médicos (de media, los de familia cobran 43.600 euros brutos anuales, contando la antigüedad) estarían por encima de la oferta que la compañía Avanza ha hecho al comité.

Pese a ello, los sindicatos no ceden y la concesionaria Avanza, que factura por kilómetro, pierde unos 600.000 euros por cada mes de paros. El conflicto está estancado y ni siquiera la propuesta del SAMA (Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje) ha servido para acercar posturas entre ambas partes. El pasado mes de septiembre, Avanza aceptó el acuerdo que incluía una subida del 12% del salario entre 2020 y 2024, y que se elevaría hasta el 16,2% con los complementos.

Esto significa que, en función de la antigüedad y sin contemplar peticiones como la reducción de la jornada por vacaciones y la hora de fichar, un conductor con un salario medio de 34.500 euros brutos en 2020, podría llegar a cobrar 40.400 euros a finales de 2024; el que percibía 35.800 euros ingresaría 41.800 euros y el que ganaba 37.100 euros se embolsaría 43.300 euros. Por lo tanto, de haberse firmado esta oferta del SAMA, que arroja en todos los casos suelos por encima de la renta media del zaragozano (29.475 euros en 2019), los incrementos llegarían a los 6.000 euros por trabajador en cuatro años.


Publicidad


Lejos de aceptar estos términos y tras avalarse en un referéndum a principios de mes que el objetivo era aumentar los paros y dejar a la ciudad en huelga, desde este lunes los paros de los conductores de autobús de Zaragoza se ha recrudecido, con seis horas de paros al día. Esto, para el ciudadano, principal perjudicado y convertido en arma de presión contra la compañía y el Ayuntamiento, supone esperas de más de 20 minutos, caos para llevar a sus hijos al colegio o llegar tarde a su puesto de trabajo. Una situación que dista mucho de los acuerdos a los que se está llegando en otros sectores, como el del metal, donde se acaba de aceptar una subida salarial del 5% pese a estar gravemente afectado por el incremento de los precios. 

Publicidad