Miércoles, 12 de Agosto de 2020

Desde el día 1 de julio, las frecuencias de la red de autobuses urbanos y del tranvía se adaptarán a la demanda de viajeros de los meses de verano.

Aunque se trata de una medida habitual, su implantación se va adaptando  en función de los datos de ocupación del año anterior, fundamentalmente en el caso del autobús urbano.


Publicidad


En esta ocasión, además, se dan circunstancias especiales. Cuando apenas han pasado diez días del levantamiento de estado de alarma, la ocupación media de autobuses y tranvías está todavía muy por debajo de lo habitual en esta época del año.

El número de viajeros transportados en la última semana sigue estando alrededor del 50% en comparación con los días equivalentes del año 2019.

Este año, y con el añadido de la situación excepcional provocada por la crisis sanitaria del COVID-19, la reducción en la oferta de autobuses disponibles para el servicio será muchísimo menor que la disminución real del número de viajeros.

Sólo en algunos casos se supera el 20% de reducción de kilómetros servidos respecto al horario de invierno, aunque en la inmensa mayoría de las líneas el número de viajeros de promedio baja por encima del 30 y hasta del 40%, fundamentalmente en agosto, dato que ya se está registrando en el mes de junio.

13 LÍNEAS CON LA MISMA FRECUENCIA DE AUTOBUSES EN VERANO

A pesar de ello, hay 13 líneas (28, 30, 43, 50, 51, 54, 55, 56, 57, 58, 59, C1 y C4) que mantendrán el mismo número de vehículos que en el horario “de invierno” y, en consecuencia la misma frecuencia de autobuses.

En el resto de líneas se adapta la oferta al descenso de viajeros, por lo que tendrán, durante los meses de julio y agosto, variaciones en el intervalo de paso que, en las líneas más significativas (22, 23, 24, 29, 31, 32, 33 ó 35) podrían oscilar, en función del tramo horario y de las líneas, entre los 2 y los 4 minutos.

La adaptación de frecuencias de autobuses en verano se realiza en dos tramos. Así, en la primera quincena de julio se dispondrá de 8 autobuses de refuerzo respecto de la segunda quincena de julio y agosto; que estarán distribuidos en las líneas 21, 23, 24, 33 (2 vehículos), 39, Ci1 y Ci2, lo que hará que la variación del servicio sea menos significativa en esa primera quincena.

Asimismo, en estas dos primeras semanas de julio, la línea 44 seguirá llegando hasta el Campus Río Ebro, en el Actur, mientras que la 38 mantendrá su terminal en la Residencia Pignatelli.


Publicidad


Además, la línea 34 prolongará durante todo el verano su servicio hasta el Parque de Atracciones, según horario de apertura, en laborables, sábados y festivos, con horario propio de verano.

Por otro lado, el día 5 de julio habrá servicio de festivo pero con refuerzos específicos por la apertura de centros comerciales.

EL TRANVÍA SIGUE IGUAL DURANTE DOMINGOS Y FESTIVOS

Por su parte, el Tranvía de Zaragoza también ajusta sus frecuencias de verano a la demanda de estival a partir del 1 de julio. El servicio se verá asimismo modificado de manera similar a la de años anteriores a pesar de la caída en el número real de usuarios de los últimos meses.

Los días laborables de julio se mantienen las frecuencias prácticamente igual que en invierno a lo largo de la mayor parte de la jornada, con variaciones que van desde el medio minuto a los dos minutos y medio.

Las horas punta en laborables se mantienen, con un pequeño incremento en la frecuencia del mediodía, pasando de 5,5 minutos a 8, de 14,30h a 16,00h.

En agosto, los días laborables cuentan con unos intervalos de paso algo superiores, ajustándose a la menor demanda por parte de los usuarios, con incrementos de dos minutos hasta mediodía.

Para estos meses estivales, los intervalos de paso de los domingos y festivos permanecen invariables respecto a los habituales el resto del año.

Para más información, se podrán consultar los horarios de los autobuses y del tranvía.

Publicidad