Sabado, 12 de Junio de 2021

Un comité de expertos ‘COVID-19 y futuro’ ha presentado un informe al Gobierno de Aragón que recoge 97 acciones para hacer frente a la vuelta a la normalidad tras la pandemia del coronavirus, aprovechando las oportunidades que ofrece la situación actual y apostando por lograr en 2030 un territorio ecosostenible, equitativo, resiliente, inclusivo y digital. El documento ha sido presentado este lunes en el Edificio Pignatelli, si bien desde hace una semana ya está en posesión de los diferentes Departamentos del Ejecutivo autonómico, que lo van a estudiar para reunirse posteriormente con expertos del grupo y cotejar qué acciones se van a implementar de las propuestas, de forma que a este primer informe le seguirá otro sobre el trabajo con la Administración.

La consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento de Aragón, Maru Díaz, ha presidido el acto junto con ocho de los nueve integrantes del grupo de expertos, con quienes ha desgranado el contenido del informe, denominado ‘Aragón: una visión para el 2030’. Se trata del primer comité trasversal y multidisciplinar de carácter autonómico puesto en marcha en la materia. “Hemos sido pioneros”, ha esgrimido la consejera, que ha destacado que el Gobierno aragonés ha pedido a estos especialistas una “mirada a largo” que desde el Ejecutivo “no nos podíamos permitir” por tener que hacer frente a las urgencias generadas por la pandemia y a quienes se ha dado “absoluta libertad”. A partir de ahora, ha añadido Díaz, va a tener lugar una “escucha activa” con el objetivo de conocer “los retos y la oportunidades” para salir adelante de la crisis propiciada por la COVID-19 “de la mejor manera posible”, anticipando “lo que viene”.

El informe señala como puntos fuertes el sistema educativo, la posibilidad de incorporar talento, un sistema de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i), capacidad de internacionalización, localización geoestratégica y una menor conflictividad política interna que ayuda a forjar consensos. Como debilidades menciona la falta de transversalidad y coordinación de sus acciones y políticas públicas, el reto de la despoblación y el desafío de ofrecer servicios públicos esenciales de calidad en todo el territorio.

Las 97 acciones se agrupan en los cinco retos para lograr en 2030 un Aragón ecosostenible, equitativo, resiliente, inclusivo y digital. Con el objetivo de lograr una región ecosostenible se exponen 17 acciones, que, según ha manifestado el profesor de investigación del CSIC en el Instituto Pirenaico de Ecología, Francisco Comín, se centran en optimizar la utilización de los recursos naturales para que tengan un impacto positivo en el desarrollo local. Además, se apuesta por profundizar en la economía circular, por una estrategia general del uso eficiente del agua en los sectores agrario e industrial, apoyar el emprendimiento local, dar valor al producto rural y garantizar la calidad ambiental y la estabilidad social.

La profesora de la Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza y premio Educa Abanca 2019 a la mejor docente universitaria de España, Alejandra Cortés, ha detallado que el Aragón equitativo requiere del fomento de la economía social, un sistema fiscal sostenible, una financiación autonómica justa y equidad en el acceso a los servicios del Estado del bienestar.

20 ACCIONES

Las 20 acciones de esta área plantean favorecer el acceso a la vivienda, especialmente en el medio rural, con nuevas construcciones y una web pública del parque disponible para nuevos pobladores, impulsar el plan de salud Aragón 2030 -creado por el Gobierno de Aragón antes de la pandemia- para reforzar la sanidad y mejorar la atención primaria y la telemedicina. Contempla una estrategia aragonesa de economía social que potencie el empleo inclusivo, una red de distribución de productos a domicilio para apoyar al pequeño comercio y un instituto de emprendimiento para jóvenes.

Cortés ha incidido en la necesidad de que el sistema de financiación autonómica tenga en cuenta que el criterio de población no es un indicador suficiente para la igualdad en la prestación de los servicios. Entre sus propuestas, también figura solicitar mínimos nacionales para políticas tributarias y sociales. El director internacional en Barcelona de Servicios Municipales, Lluís Gómez, ha expuesto que en las 18 acciones para un Aragón resiliente se defiende el fortalecimiento institucional, una mejor gobernanza y rendición de cuentas. “Es importante tener un gobierno fuerte, seguro, equitativo y transparente”, pero también un sector privado “fuerte” y “la complicidad de la ciudadanía”.

Ha añadido que se debe detectar qué se asocia con Aragón y trabajar para potenciar esta marca y reflejar una comunidad autónoma innovadora, socialmente cohesionada y comprometida con el medio ambiente. En este ámbito se aboga, igualmente, por impulsar el uso de la tecnología, la inteligencia artificial, el Blockchain y reforzar el sistema autonómico de I+D+i.

El catedrático de Estructura e Historia Económica y Economía Pública de la Universidad de Zaragoza, Vicente Pinilla, ha explicado el reto de lograr un Aragón inclusivo, que suma 18 acciones para reforzar y potenciar la educación y la formación, sobre todo en competencias, reducir la brecha digital y el abandono escolar. Además, propone estimular el acceso a los servicio bancarios en el medio rural, fomentar servicios de recadería entre pueblos y poner en marcha ‘aradrones’ para dar servicio a todas las comarcas. También se remarca la necesidad de conectividad en todo el territorio, incluso con infraestructura propia.

La consultora de Inteligencia Artificial y Digitalización y cofundadora de Mujeres Tech y Spain AI Aragón, Cristina Aranda, ha expuesto el reto de la digitalización que contiene 15 medidas para potenciar el emprendimiento con un plan regional, impulsar la plataforma ARAZON como marketplace y reforzar Aragón Exterior e Invest in Aragón. Además, Aranda ha enfatizado la necesidad de formar y divulgar sobre tecnología, dar a conocer lo que ya se está haciendo “porque en Aragón hay mucho talento” e impulsar nuevas iniciativas, como centros piloto sobre competencias digitales y una red de jóvenes ‘makers’.

Asimismo, ha abogado por contar con un turismo respetuoso con el medio ambiente y la comunidad autónoma como destino inteligente o ‘smart destination’, trabajando con quienes están en el sector y el territorio. El thinktank está integrado por nueve especialistas en ámbitos socioeconómicos, ambientales y tecnológicos, que han trabajado a lo largo de un año de forma desinteresada. Además de los citados, han participado el catedrático del Departamento de Estructura e Historia Económica y Economía Pública de la UZ, Julio López Laborda; y el profesor de Filosofía de la UZ, José Luis López de Lizaga.

Publicidad