Sabado, 23 de Octubre de 2021

Según la Encuesta Europea de Salud en España del año 2020, un 16,5% de hombres y un 15,5% de mujeres padecen obesidad. Además, un 44,9% de hombres y un 30,6% de mujeres padecen sobrepeso según estos datos. La causa fundamental de la obesidad y el sobrepeso es un desequilibrio energético entre las calorías consumidas y las calorías gastadas. Respecto a este problema, la OMS recuerda que un IMC elevado aumenta el riesgo de enfermedades como patologías cardiovasculares, diabetes, trastornos musculoesqueléticos y algunos tipos de cáncer.


Publicidad



Publicidad


La Unidad de Cirugía Laparoscópica de la Obesidad y el Metabolismo de la Clínica HLA Montpellier de Zaragoza surge en 2004 como respuesta a la necesidad de ofrecer cirugía de la obesidad por laparoscopia de alta calidad y en un amplio abanico de técnicas; desde las operaciones de reducción de estómago para comer poco hasta los bypass hipoabsortivos con los que se puede adelgazar comiendo de forma normal. Además, al perder peso, resuelven otro tipo de patologías asociadas a la obesidad, especialmente aquellas dependientes de las grasas que aumentan el riesgo de sufrir patologías cardiovasculares.

Según el Dr. Joaquín Resa, Jefe del Servicio de Cirugía de la Obesidad y el Metabolismo de HLA Montpellier, existen diferentes técnicas muy poco agresivas para tratar la obesidad mórbida o el sobrepeso, que ayudan a los pacientes a saciarse antes, comer menos y adelgazar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de HOY ARAGÓN (@hoyaragon)

Sin embargo, la que más demandan los pacientes por la calidad de vida que les ofrece es el bypass gastroileal, un método de cirugía bariátrica para tratar la obesidad mórbida que no sólo contribuye a reducir el peso del paciente sin hacer grandes cambios en sus hábitos alimenticios, sino que constituye una excelente alternativa para ayudar a suprimir la diabetes tipo 2 y otros muchos problemas asociados a la obesidad como la hipertensión arterial, la dislipemia, la apnea sueño, dolores articulares, etc.

Se trata de una operación rápida, muy segura y de fácil recuperación, que dura tan solo 30 minutos y conlleva un ingreso en la clínica de 48 horas o menos. Gracias a esta operación, se reduce la ingesta de alimentos durante tres meses, posteriormente se come adecuadamente; pero la comida no pasa por todo el recorrido del intestino, se absorbe menos, parte de las calorías que comen los pacientes se eliminan en las heces y por eso adelgazan. Comer con normalidad aumenta considerablemente su calidad de vida.

Publicidad