Martes, 21 de Septiembre de 2021

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha alertado de una serie de síntomas que las personas que hayan recibido la vacuna de AstraZeneca deben vigilar, sobre todo en las dos semanas posteriores a la administración de la vacuna, para evitar derivar en situaciones más graves como los casos relacionados con trombos.


Publicidad


De esta manera, la EMA confirma la relación entre la vacuna desarrollada por Oxford y la aparición de coágulos en la sangre combinados con bajos niveles de plaquetas en los recién vacunados. Aun así insiste en que los beneficios generales son superiores al riesgo de los efectos secundarios.

AL MÉDICO DE INMEDIATO

“Al reconocer los signos de coágulos sanguíneos y niveles bajos de plaquetas y tratarlos temprano, los profesionales de la salud pueden ayudar a los afectados en su recuperación y evitar complicaciones” ha explicado la Agencia Europea del Medicamento, por lo que ha advertido a la población que vigile de cerca estos síntomas y acudan al médico de inmediato en caso de sufrir alguno de ellos: Dificultad para respirar; Dolor de pecho; Hinchazón de la pierna; Dolor abdominal persistente (Vientre); Síntomas neurológicos, como dolores de cabeza intensos y persistentes o visión borrosa; Diminutas manchas de sangre debajo de la piel, más allá del lugar de la inyección.


Publicidad


No obstante, la EMA sigue destacando que los casos han sido aislados y poco usuales, sobre todo en mujeres menores de los 60 años. “Los beneficios de la vacuna continúan superando los riesgos para las personas que la reciben. La vacuna es eficaz para prevenir el COVID-19 y reducir las hospitalizaciones y las muertes” han explicado.

CASOS DE TROMBOS

El mensaje de la Agencia Europea del Medicamento es de los más esperados desde que comenzaran a saltar las alarmas por la posible relación de casos entre la vacuna de Oxford y varios trombos en las dos semanas posteriores a la vacunación. La jefa del Comité de Evaluación de Riegos de la EMA, Sabine Straus, ha señalado que se han registrado 18 muertes entre los casos de trombosis comunicados, 169 cerebrales y 53 abdominales, “entre millones de vacunados”.


Publicidad


En un principio el regulador europeo rechazaba que hubiera relación y hablaba de casos aislados, a finales de marzo aseguraban que no existían indicios pero anunciaban continuar con la investigación por no tener datos demasiados concluyentes. Finalmente, han encontrado las evidencias que lo confirman.

Publicidad