Miércoles, 18 de Mayo de 2022

La industria del juego en España ha pasado por varias fases a lo largo de la historia. Los primeros casinos de nuestro país se abrieron en el siglo XIX, aunque estos fueron ilegalizados con las dictaduras del siglo XX. Finalmente, fue en 1977 cuando se permitió de nuevo su actividad con la aprobación de la Ley del Juego.

No cabe duda de que forman una parte importante de la economía nacional, siendo los casinos online unos de los grandes responsables de que, a día de hoy, el sector disfrute de una popularidad sin precedentes.

Una de las grandes virtudes de esta industria es su alta competitividad, y no solo nos referimos a la que existe entre los jugadores, sean profesionales o aficionados.

Existe otro nivel de competitividad que fácilmente se nos puede pasar por alto: la que hay entre las compañías de software responsables de las plataformas que hacen posible jugar al póquer o a las máquinas tragaperras en línea.

Entre ellas encontramos IGT, la gran protagonista de este artículo, la cual compite con otras grandes del sector como Playtech, NetEnt y Novomatic.

IGT, LIDERES EN EL MERCADO

La International Game Technology, más conocida como IGT, es una compañía con 30 años de historia dedicada al mundo gaming y especializada tanto en la fabricación de máquinas tragaperras como en la creación de tecnología para los juegos de apuestas.

Con oficinas en Londres, Roma, Las Vegas, Reno y Providence, esta multinacional consiguió aumentar su presencia internacional en 2006 con la adquisición de la compañía Gtech, seguida de la compra del mayor fabricante de máquinas tragaperras en 2014.

En la actualidad, IGT opera en más de 100 países alrededor de todo el mundo, entre ellos, España, donde tiene licencia para ofrecer servicios de apuestas y otros juegos, así como máquinas de azar o slots.

Existen varios casinos online con el software de IGT en nuestro país, aunque no tantos como en el extranjero. Esto no significa que sus productos no sean de buena calidad, ya que el futuro de la compañía en territorio español es bastante prometedor.

LOS SECRETOS DEL ÉXITO DE IGT

IGT es uno de los líderes, si no el líder absoluto, de la industria del juego. Solo basta con fijarse en su gran presencia alrededor del planeta. Son miles los operadores, tradicionales u online, que utilizan sus productos, algo que podemos descubrir con un simple análisis de los mejores casinos con IGT.

Eso se explica, en parte, debido a su estrategia de continua adquisición de otras compañías locales, algo que les ha permitido abrirse mercado. Con la compra de International Game Technology en julio de 2014, por ejemplo, logró ganar en importancia y popularidad en Estados Unidos, además de relevancia en el sector de la producción de máquinas tragaperras.

Por otro lado, su presencia creciente también se debe a la gran oferta de juegos, especialmente slots, las cuales ayudan a ganar mucho dinero. Sin duda, es algo que atrae tanto a los jugadores como a los casinos online, que se inclinan más fácilmente a usar su software. Tampoco cabe duda de que IGT se ha beneficiado del crecimiento del fenómeno de las tragaperras en línea en España estos últimos años.

Pero si hay algo en lo que los expertos del sector están de acuerdo es que el gran triunfo de la compañía recae en su capacidad de innovación. Su estrategia se basa, en gran parte, en centrarse en mejorar de forma constante la experiencia de sus clientes, algo que consiguen utilizando tecnología punta para anticiparse a las necesidades de los jugadores incluso antes de que ellos sepan que las tienen. Lo demuestran reconocimientos en premios como los International Gaming Awards o los British Casino Awards.

¿QUÉ FUTURO LE ESPERA A IGT?

Todos estos éxitos son los que permiten augurarle un gran futuro al negocio. Tener el apoyo de la industria no es poca cosa, pues a su vez eso les da un prestigio al que se sienten atraídos tanto los propietarios de los casinos como sus consumidores.

El número de usuarios de juegos de apuestas online ha aumentado durante el confinamiento y eso le ofrece una gran oportunidad a IGT para expandirse todavía más en los mercados ya regulados, incluido el español.

Como se suele decir, solo el tiempo dirá cómo se desarrollan los próximos 30 años. En sus primeras tres décadas, IGT ha conseguido un crecimiento espectacular que le ha llevado a ser uno de los líderes del sector y la envidia de sus rivales. Sea como sea, nadie le podrá quitar los éxitos que, a día de hoy, ya ha logrado.

Publicidad