Sabado, 08 de Agosto de 2020

El Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza ha puesto en marcha una nueva consulta para atender las manifestaciones cutáneas del COVID-19 con el objetivo de asistir a los pacientes que las sufren y estudiar la causalidad de las mismas.


Publicidad


A finales de marzo, especialistas italianos advirtieron de la relación, al menos temporal, de lesiones de piel e infección por coronavirus, en España, dermatólogos madrileños empezaron en abril ya a recopilar casos tras la alerta a especialistas de todo el país, las dermatólogas Ana Morales Callaghan e Isabel Abadías Granados, del Servet, empezaron también a tratar casos.

Para ello, realizaron un protocolo coordinado con la Unidad de Enfermedades Infecciosas de Medicina Interna y con la implicación de Microbiología, Bioquímica y Hematología, además de Atención Primaria mediante teledermatología.

LAS ALTERACIONES EN LA PIEL

En el protocolo se indican una serie de pruebas complementarias según los casos que incluyen serologías o estudios de coagulación, entre otras determinaciones, para analizar de forma más completa cada lesión, comprobar si se pueden asociar al COVID-19 o a otras alteraciones y ofrecer los tratamientos sintomáticos más adecuados.

El protocolo ha tomado como referencia el informe que iniciaron los especialistas madrileños. “Ha sido un estudio rápido para orientar a los dermatólogos que atendíamos una alta demanda, pero ha servido para sentar la base de las futuras investigaciones, no solo para identificar las lesiones y tratarlas, sino también para ver la causalidad”, ha explicado Isabel Abadías.

“Nosotras buscamos no solo recoger este tipo de lesiones y concretar que estén asociadas al COVID-19, sino también encontrar la causa, hallar factores de riesgo”, ha añadido. Según Ana Morales, de momento se han detectado hasta cinco tipos de lesiones de piel que se han asociado al coronavirus.

El primer grupo lo forman unas lesiones violáceas localizadas en pies, manos y orejas e identificadas para la población como sabañones. Este patrón se detectó por lo general en niños y adolescentes sin otros síntomas COVID y, aunque alarmante, se ha asociado normalmente a buen pronóstico.

Otro tipo de lesión dermatológica corresponde a una erupción tipo varicela, manifestación que puede preceder a los síntomas la enfermedad; y en tercer lugar, se han agrupado los exantemas (erupción de la piel de color rojizo, más o menos extensa y con pequeños granitos) que pueden generarse a la vez que un cuadro de coronavirus o incluso un poco posterior.

Un cuarto tipo de lesión ha sido tipo urticaria y con habones generalizados y, por último, las llamadas lesiones livedo o necrosis (éstas últimas, menos frecuentes, se han detectado en pacientes ingresados y más graves y asociadas a peor pronóstico.

La variabilidad de presentaciones y el desconocimiento de la infección ha implicado más si cabe a todos los profesionales para hallar respuestas a todas las incógnitas.


Publicidad


Yolanda Gilaberte, jefa de servicio de Dermatología, ha detallado que la consulta ha sido fruto de diversos servicios médicos implicados pero también de otras áreas de Gestión (informática, mantenimiento o admisión), lo que ha implicado apertura de servicios y reorganización de instalaciones y han hecho posible que en solo dos semanas arrancase la iniciativa.

Los enfermos que son atendidos por esta consulta dermatológica son derivados por el médico del centro de salud, Urgencias o bien pacientes hospitalizados.

En el proyecto han estado directamente implicadas además de las doctoras Abadías y Morales, las facultativas de Medicina Interna Marina Povar y Catalina Suso y las residentes de Dermatología Paulina Cerro, Alba Navarro y Ana Palma.

Publicidad