Sabado, 22 de Enero de 2022

El investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Instituto de Biomedicina de Valencia (IBV-CSIC) Iñaki Comas ha señalado que hay que estar “en alerta pero no alarmados” con Ómicron hasta ver cuál es su trayectoria en el resto de países para poder determinar si las vacunas pueden neutralizarla, su grado de trasmisibilidad o si serán una variante que “arrasará con el resto coexistirá o desaparecerá en un tiempo”.

Al respecto, ha explicado, antes de participar en una jornada sobre la COVID-19, que por el momento ómicron es “una incógnita”, pero que “sí que debemos estar preocupados porque es una variante que presenta una serie de mutaciones que ya se han visto por separado en otras variantes y que hay que estudiar cómo se comportan al estar todas juntas”.

En ese sentido, ha explicado que esta variante presenta mutuaciones nuevas que se desconoce sus efectos, mientras que reúne algunas mutaciones que se sabe que permiten una mayor transmisibilidad y otras que reducen el poder de nuestros anticuerpos para controlar la infección. Sin embargo, hay que esperar a ver cómo actúan al estar todas juntas y, por tanto, “no se puede anticipar cómo se comportará esta variante”.

Además, ha señalado que el origen probablemente no sea Sudáfrica aunque sí que ha sido el país en dar la alarma y de forma rápida gracias a su gran capacidad de detección, lo que da “una ventaja” a Europa para “poder prepararnos y estar vigilantes”. Por ello, se ha opuesto a cerrar vuelos con Sudáfrica para no “castigar” a los países que dan alerta y no desincentivar las comunicaciones rápidas sino que ha apostado por el control de pasajeros.

Por el momento, ya se han secuenciados 77 casos y se conoce que en diferentes regiones de Sudáfrica la ómicron ha generado “bastante trasmisibilidad” y “ha crecido muy rápido pero en un contexto de poca competencia, ni siquiera ha interacuado con Delta“. Por eso, hay que esperar a ver si mantiene la misma trayectoria en países con distintas situaciones, muy o pocos vacunados o con restricciones o sin ellas, para poder determinar si es más trasmisible y preocupante.

Respecto a la eficacia de las vacunas con esta nueva variante, ha señalado que comparte algunas de las mutaciones más preocupantes de la variante Beta, también de Sudáfrica, los estudios demostraron que sí protegía de los casos graves.

Publicidad