Martes, 21 de Septiembre de 2021

Renfe pone este miércoles en servicio los trenes diésel de la serie 594 (TRD) entre Zaragoza y Teruel, con un primer trayecto que ha salido de la estación de Zaragoza Miraflores hacia la capital turolense y que lo hará en sentido contrario a las 6.25 horas de este jueves. Estos convoyes ferroviarios son considerados los peores de España, por ser los más criticados por ferroviarios y usuarios de tren.


Publicidad


Sin embargo, según apuntan desde Renfe, este material ofrece un gran confort en el viaje, dispone de 104 plazas de butacas reclinables, reposabrazos abatibles y una nueva zona común. Las puertas interiores y exteriores son automáticas, hay climatización en todo el tren y cuenta con maleteros independientes.

La información a los viajeros se efectuará visualmente mediante los teleindicadores en cada coche y a través de la megafonía a bordo y los vagones cuentan con un espacio para personas con movilidad reducida y aseos adaptado para sillas de ruedas e incluso cambiador para bebés.

El jefe de Cercanías Zaragoza-Regionales Aragón de Renfe, Rafael Lázaro, ha explicado a los medios que a diferencia del tren que prestaba servicio hasta ahora, el 596, que era “más longevo”, este ya es “de finales del siglo XX” y tiene todos los sistemas internos adaptados.


Publicidad


Es una máquina más rápida, pero eso no se va a ver reflejado, de momento, en el tiempo del viaje, que depende de la capacidad de la vía y, en este caso, de las veintidós paradas que hay entre Zaragoza y Teruel.

Sí que se nota la mejora, ha agregado Lázaro, en la fiabilidad de los sistemas, que son más modernos, y en la comodidad de las condiciones del viaje. Los viejos trenes, de momento, van a seguir prestando servicio en la línea de Zaragoza a Canfranc, aunque Lárazo espera que los nuevos se extiendan “poco a poco” al resto de servicios.

Publicidad