Sabado, 26 de Septiembre de 2020

La vicealcaldesa de Zaragoza, Sara Fernández, ha rechazado la oferta de la portavoz socialista, Pilar Alegría, de negociar el presupuesto de 2020 con la condición de frenar las propuestas de VOX, y ha criticado que se pretenda hacer un “cordón sanitario” a la formación de extrema derecha.

La valoración de la propuesta de la portavoz del PSOE es, según ha indicado Fernández en rueda de prensa, “bastante negativa” en la medida que pone como condición “innegociable” excluir a un grupo político que tiene una representación legítima emanada de las urnas.

Así pues, ha advertido de que no se van a adoptar medidas “extremas” y de que se va a “respetar la democracia” y a hablar con todos los grupos municipales, sin excluir a nadie por el color político.


Publicidad


Lo que tiene que hacer el PSOE es “aclararse”, ha apuntado la vicealcaldesa, quien ha considerado que intentan demostrar que son capaces de liderar la oposición municipal pero lo que están encontrando es que reaccionan según lo hacen el resto de partidos políticos, en ocasiones haciendo “seguidismo” de ZEC y Podemos-Equo, y ahora en función de VOX.

A su juicio, lo que deberían haber hecho los socialistas es estudiar el presupuesto y coger la mano que le ha tendido el equipo de gobierno, que ha asegurado que estudiará las enmiendas de todos los grupos municipales y las alegaciones de todas las entidades de la sociedad civil.

A partir de ahí, “sin apriorismos políticos”, ha recalcado, valorarán las enmiendas y alegaciones que aceptan o que no aceptan.

SIN CORDONES SANITARIOS

Por su parte, la consejera municipal de Presidencia, Hacienda e Interior, María Navarro, ha mostrado su sorpresa por el ofrecimiento del PSOE después de que presentaran una enmienda a la totalidad y no haberse puesto en contacto con el Gobierno para negociar nada desde que se aprobara el proyecto de presupuesto, el pasado 13 de diciembre.


Publicidad


Por ello, ha apuntado que le parece “contradictorio” que ahora, con el plazo de enmiendas finalizado y una enmienda a la totalidad, Pilar Alegría mande una carta al alcalde para negociar “no se sabe muy bien qué”.

Navarro ha subrayado que el Gobierno de Zaragoza no acepta cordones sanitarios, “y menos de quienes han pactado el Gobierno de España con independentistas y herederos de ETA“, y ha tachado de “bastante incoherente” querer negociar excluyendo a un partido que legítimamente ha obtenido representación.

Por último, ha avisado de que el Gobierno PP-Cs no va a aceptar “condiciones” ni “teatros políticos” para que la ciudad se quede sin presupuesto, algo que ya “pagó” el año pasado y que ha achacado a los enfrentamientos entre los partidos de izquierdas en periodo preelectoral.

“Haremos lo posible por que esta ciudad tenga presupuesto”, ha remachado Navarro, quien ha reiterado que populares y Ciudadanos forman un gobierno “responsable” al que no le gustan los “chantajes”, las “amenazas”, ni los “teatros”.

El ofrecimiento a negociar lo hace el PSOE ahora por la “preocupación” que les generan las enmiendas de VOX, que creen que suponen un “claro retroceso” en la cooperación internacional o la lucha contra la violencia machista, término del que el partido conservador quiere eliminar el adjetivo “machista”.

Publicidad