Miércoles, 28 de Octubre de 2020

El Gobierno de Aragónblindará” las residencias para que sus usuarios no puedan salir ni recibir visitas del 10 al 18 de octubre próximo, en coincidencia con el puente del Pilar, pero tampoco en los periodos que coincidan con festividades señaladas.


Publicidad


La decisión se recoge en la nueva orden del departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales que publica este viernes el BOA y que ha explicado la consejera María Victoria Broto, en una rueda de prensa junto con el director gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), Joaquín Santos, y el secretario general técnico del Departamento, José Antonio Jiménez.

De este modo se autoriza a las residencias para que prohíban las salidas y visitas durante festividades y fiestas patronales, lo que no afectará a situaciones de acompañamiento familiar en últimos momentos de vida, salidas al médico, el cumplimiento de deberes o por periodos menores a diez días por razones humanitarias o familiares, según ha resaltado Jiménez.

En este sentido, la consejera ha pedido “responsabilidad para el puente del Pilar y que la sociedad proteja y cuide a los mayores, que los trabajadores sean responsables y que además de utilizar los equipos de protección restrinjan los contactos fuera de sus centros de trabajo“, ha incidido Broto.

Según Broto, la orden se ha elaborado tras la reflexión y el consenso con el sector de residencias, centros de día y hogares, y ha incidido que el departamento no ha “bajado la guardia en ningún momento” durante la pandemia de COVID-19, que se ha tratado “siempre” de actuar con transparencia y de plantear “lo mejor” para los residentes y las familias y para tratar de evitar que el virus entrara en estos centros.

Entre otras medidas se ha acordado la apertura de los hogares de mayores, por el “papel fundamental” que tienen en las relaciones de sus usuarios y los talleres para evitar el deterioro cognitivo, si bien ha precisado que no se abren todas las actividades grupales.


Publicidad


También recoge la autorización para la salida de los residentes y que puedan tener visitas y la apertura de los centros de día en aquellas comarcas que no se había podido.

LAS CONDICIONES

Se autorizan las estancias diurnas con dos condicionantes: que no coincidan los residentes y los usuarios del servicio de estancia diurna, que haya separación física entre ambos y no compartan el personal.

Se prohíbe acudir a personas sintomáticas, pendientes de prueba o que hayan tenido un resultado positivo, los trabajadores deberán vigilar los síntomas y en el caso de que se detecte un positivo en un grupo este debe aislarse y avisar a la familia, tras lo que deberá evaluar el cierre del centro de acuerdo con una serie de condicionantes.

En centros residenciales, el periodo de convivencia con las familias se reduce de 30 a 10 días como mínimo y a la vuelta se obliga a un aislamiento preventivo salvo que el usuario presente un IgG positivo; las salidas se autorizan durante una hora y a una distancia máxima de un kilómetro y está prohibido acudir a zonas donde haya aglomeraciones.

Los periodos de cuarentena cuando hay positivos, durante la que se prohíben salidas, visitas o ingresos, se reduce a 10 días desde el último caso de COVID previa evaluación del centro y en función del número de casos, capacidad de aislamiento, del personal o de la existencia de un equipo covid para poder afrontar las medidas.

Jiménez también ha señalado que los centros covid podrán acoger también a residentes negativos una vez comprobado que en determinados casos es más complicado trasladar a los mayores contagiados, si bien ha precisado que los de Casetas son “100 % positivos” mientras que Yéqueda y Ejea alojan a residentes negativos, que son con quienes “hay mayor prevención para evitar el contagio”.


Publicidad


Por su parte, el gerente del IASS ha informado de que se van a recuperar las valoraciones de la dependencia en las residencias mientras que ya se había recuperado en domicilios, lo que ha permitido que este mes no se haya producido aumento de listas de espera y que se haya sido capaz de recuperar el ritmo de la administración.

Publicidad