Viernes, 09 de Diciembre de 2022

Los cerca de 70 vecinos de la localidad de Torrijo de la Cañada están confusos desde que ayer por la noche, en torno a las nueve y media, se quedasen sin luz ni cobertura. “Hemos vivido una noche de incertidumbre sin saber exactamente qué teníamos que hacer”, explica Jorge Royo, un joven que trabaja en la tienda del pueblo. Las consecuencias del incendio de Ateca y del entorno estaban acechando a la vida tranquila de este municipio de la comarca de Calatayud.


Publicidad



Publicidad


Según cuenta a HOY ARAGÓN, les informaron casi cinco horas después, cuando consiguieron reestablecer la electricidad, que los cortes se debían al trabajo de los equipos de extinción en la zona. “Tiene que trabajar y lo entendemos, pero nos habría gustado que nos informasen antes”, relata. Tras este corte también en las comunicaciones, los vecinos, explica Royo, continúan intranquilos ante la posibilidad de un posible desalojo. “Ha pasado la Guardia Civil tan solo a preguntar si teníamos problemas en las comunicaciones por carretera, y no hemos vuelto a saber nada”, insiste este vecino de Torrijo de la Cañana.

Esta localidad zaragozana, a escasos kilómetros de Moros y Villarlengua, núcleos urbanos ya desalojados por el incendio de Ateca, podría haber recibido algún tipo de preaviso o prevención de cara a su desalojo, según algunos medios de comunicación, sin embargo, desde la localidad insisten en que nadie les ha dicho nada. “Cuando se ha dicho que podían pensar en desalojarnos he recibido llamadas hasta de amigos de Sevilla preguntándome si era cierto. Estamos intentando tranquilizar a los vecinos y visitantes que ahora están en Torrijo de la Cañada porque están y estamos un poco nerviosos“, dice este joven.

LLAMAMIENTO A LA CALMA

A través de un comunicado por redes sociales, hacen un llamamiento a la calma y solicitan más información. “Hablan de preavisos aquí, en Contamina y en Cetina, sin embargo no tenemos confirmación de nada”, insisten los vecinos.

Este vecino de Torrijo de la Cañada, junto con otros vecinos, insiste en que no salten las alarmas antes de tiempo y piden que no se de información que todavía no se ha confirmado ni saben los propios vecinos del pueblo. “Nadie nos ha preguntado. Si es cierto que evacuamos los primeros en saberlo seremos nosotros”, dice Jorge Royo.


Publicidad


El incendio continúa sin control y ya ha quemado más de 14.000 hectáreas. Estos 70 aragoneses ven cerca las llamas y dicen incluido que hay vecinos que se han apresurado con sus tractores a crear cortafuegos por si acaso. “Han salido por su cuenta y riesgo. No saben qué hacer e intentan,  en el peor de los casos, hacer algo si llegan las llamas”, aclara Royo.

Publicidad