Viernes, 03 de Febrero de 2023

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha pedido al jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, que se reduzca a un metro la distancia entre alumnos y que se descarte el uso de mascarillas, dado que la Organización Mundial de la Salud considera que esa distancia es suficiente para garantizar la salud. Una pretensión ambiciosa por parte del Ejecutivo aragonés que supone ser de las más flexibles del país. 


Publicidad


En una comparecencia ante los medios de comunicación tras la decimocuarta y última videoconferencia de Sánchez con los presidentes autonómicos en el estado de alarma, Lambán ha subrayado que el objetivo es procurar una vuelta a las aulas con normalidad en septiembre.

En ese sentido, ha advertido de que para Aragón sería “inviable” reducir las ratios por aula a 15 o 20 alumnos por falta de espacio y de partidas suficientes para contratar al profesorado que sería necesario, y además imposibilitaría la conciliación de la vida laboral y familiar.

Por tanto, para que el curso comience con normalidad, ha pedido que se flexibilicen las condiciones y que se reduzca de un metro y medio a un metro la distancia entre alumnos, que se descarten las mascarillas, porque es prácticamente imposible que los alumnos las lleven puestas todo el día, y que la ratio sea “ligeramente superior”.

Lambán ha apuntado que las comunidades son autónomas para decidir cómo arrancará el curso escolar salvo en lo relativo de la distancia entre alumnos, que establece un real decreto de aplicación obligatoria y corresponde al Gobierno central flexibilizarlo.

En el caso de que se mantenga el metro y medio, ha asegurado que la vuelta a las aulas en Aragón será presencial para todos y se mantendría el uso de mascarillas a partir de los 8 años, aunque ha insistido en que esta medida le suscita “dudas”.

EL APOYO A LA AUTOMOCIÓN

Por otra parte, Lambán ha aplaudido el anuncio de Sánchez de un plan integral para el sector de la automoción, dotado con 3.750 millones, ya que para Aragón es un sector “esencial”.

No obstante, ha apelado a que las ayudas a la renovación del parque de vehículos se destinen a todas las clases y no sólo a los eléctricos, por su precio frente a los convencionales y porque no se puede transitar con autonomía por España al no haber puntos de recarga suficientes.

En cuanto al fondo de 16.000 millones de euros no reembolsable para las comunidades autónomas, Lambán ha insistido en que la asignación, aunque no está establecida de manera clara, no es “justa del todo” por cuanto no se tiene en cuenta el coste real de los servicios para territorios tan extensos y despoblados como Aragón.


Publicidad


Además, ha incidido en que la cuantía es “a todas luces insuficiente”, ya que el impacto de la Covid-19 superará los 400 millones de euros en Aragón, y por tanto también reclama a Sánchez que se flexibilicen los límites del déficit.

Publicidad