Martes, 07 de Julio de 2020

El Ayuntamiento de Zaragoza no girará mientras dure el estado de alarma las tasas de agua, basuras, carga y descarga, veladores, mercados ambulantes o concesiones en vía pública a empresas y autónomos que no tengan actividad, mientras que aplaza a junio el cobro del impuesto de circulación.


Publicidad


Si no ha habido actividad, no va a haber tasas ni impuestos“, esa es la filosofía que ha desgranado en rueda de prensa la consejera municipal de Hacienda, María Navarro, quien ha subrayado que el Consistorio zaragozano no va a hacer “lo que han hecho otras administraciones”.

De momento, la medida afectará a las cuotas correspondientes a la segunda mitad del mes de marzo y al mes de abril, aunque se alargará a mayo si se prorroga el estado de alarma, ha explicado.

En lo referente al agua, la bonificación se aplicará sobre la cuota variable y afectará a todos aquellos establecimientos y organismos que no han mantenido actividad -incluida, por ejemplo, la universidad- y ello supondrá una merma de ingresos para el Ayuntamiento de 560.000 euros por el abastecimiento y 646.000 por el saneamiento.


Publicidad


998.000 euros dejará de ingresar por las basuras, 370.000 por los badenes de carga y descarga, 165.000 por la tasa de veladores, 37.000 de los mercados ambulantes y 38.000 por concesiones en la vía pública. En total, 2.815.000 euros menos para las arcas municipales, ha señalado María Navarro.

A ello se suma un nuevo aplazamiento, el del impuesto de circulación -que aporta 30 millones de euros a la hacienda municipal-, que se girará para todos los recibos domiciliados el próximo 30 de junio, 15 días antes que el del IBI.

El presupuesto de 2020 va a cambiar de manera radical, ha asegurado la consejera, que ha advertido también de que PP y Cs recogieron un Ayuntamiento “prácticamente en quiebra económica” y el margen que tienen es “escaso”.

Asimismo, ha añadido que hasta que no haya un estudio de impacto económico real no van a estar capacitados para adoptar medidas económicas, que deberán ir en consonancia con otras administraciones que cuentan con un mayor presupuesto.


Publicidad


No obstante, ha recalcado que “hay que ser humildes” y que ahora hay que estar centrados en la acción social, que es “lo que toca”, y que sería “muy precipitado” lanzarse a hacer modificaciones o a aprobar un nuevo presupuesto sin conocer las transferencias de otras administraciones.

Además de en las medidas tributarias anunciadas, ha adelantado que trabajan en campañas, cartelería o acciones en redes sociales para sectores como el comercio o la hostelería, que son las que más sufren el parón y las que más van a tardar en retomar su actividad.

Por último, ha indicado que la vuelta al trabajo en la actividad económica no esencial no ha afectado al Ayuntamiento de Zaragoza, que sigue prestando el mismo servicio con un 13 por ciento del personal de forma presencial y el resto, vía teletrabajo.

Publicidad
No Hay Más Artículos