Lunes, 21 de Septiembre de 2020

Solo hay una opción real frente a la marca de Pedro Sánchez que en Aragón representa Javier Lambán, y es la suma de fuerzas y votos en torno al Partido Popular. Así se reafirmó el Partido Popular en su mitin central en la ciudad de Zaragoza.

El líder de los populares aragoneses, Luis María Beamonte, compartió escenario junto al presidente provincial Javier Campoy y el candidato a la alcaldía de Zaragoza, Jorge Azcón.


Publicidad


En el inicio, Javier Campoy arengó a los más de 150 asistentes con un discurso de equiparación entre las políticas que aplica el PSOE con las que promete Podemos. Por ello, el líder provincial afirmó que “PSOE y Podemos son lo mismo. Sólo buscan mantener su cortijo”.

A su vez aludió al potencial del candidato del PP a la alcaldía, Jorge Azcón, por ser “el más preparado para gobernar por su entusiasmo, ilusión y fuerza”.

El candidato Jorge Azcón hizo mención en su intervención a los acontecimientos que salpicaron la actualidad en el día de ayer.

Tanto el “espectáculo” del Congreso de los Diputados entre los políticos independentistas en prisión preventiva hasta en la polémica suscitada por negar las donaciones de Amancio Ortega para la lucha contra el cáncer.


Publicidad


Azcón criticó las palabras entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder independentista preso, Oriol Junqueras. “Junqueras tiene que acabar en la cárcel por dar un golpe de Estado. Cuando Sánchez dice ‘no te preocupes’ es que pretende darle el indulto”, dijo.

Por otro lado, afirmó que si es alcalde de Zaragoza “vendrá Amancio Ortega a dar charlas y no una terrorista del GRAPO“, en alusión a la conferencia de una terrorista condenada por un múltiple asesinato en un local municipal con el beneplácito del gobierno de Zaragoza en Común.

Por último defendió que como candidato propone que la ciudad de Zaragoza, desde el Ayuntamiento, “sea capaz de resolver los problemas de la gente y no creárselos”.

Entre las ideas que maneja Azcón, se encuentra la apuesta por invertir más en la limpieza de las calles, una revolución fiscal para atraer más empresas e inversiones a la ciudad, y conseguir que Zaragoza sea una ciudad más segura.


Publicidad


Por último, el candidato del PP al Gobierno de Aragón cerró el mitin aclarando que su apuesta personal si es presidente será un modelo de convivencia alejado “del pacto de intereses partidistas que ha dominado en exclusiva la relación entre las formaciones de izquierdas en Aragón”.

“El pacto de sillones, el sillón de las Cortes, el sillón de la plaza del Pilar y el sillón del Pignatelli”, dijo.

Publicidad