Jueves, 11 de Agosto de 2022

Casademont Zaragoza quiere cerrar el año 2021 con una victoria frente a uno de los grandes de la Liga Endesa, Baskonia. El equipo de Jaume Ponsarnau cerrará el año en el Príncipe Felipe, con un gran partido para la “Marea Roja”.

Publicidad

El conjunto vasco es ahora mismo séptimo clasificado, tras un inicio de campaña muy irregular, en el que suma 8 victorias y 6 derrotas. El equipo aragonés quiere conseguir una victoria crucial en su camino para lograr la permanencia.

Los de Ponsarnau quieren brindar una victoria a su afición, que está sufriendo más de lo esperado en lo que se lleva de temporada. El equipo aragonés suma 5 victorias y 9 derrotas, logrando superar en la última jornada al Morabanc Andorra, un rival directo en su lucha por la evitar el descenso a Leb Oro.

El técnico del equipo rojillo acumula ya varios días trabajando con una plantilla que ha sufrido varios cambios, como la llegada de Jordan Bone y la salida de Sipahi, además de contar una baja fundamental, Stan Okoye, que estará varios meses en el dique seco por una lesión de la que tuvo que ser operado.

Ponsarnau reconocía en la rueda de prensa previa al choque frente a Baskonia que el equipo ha entrenado bien estos últimos días. “Ha sido una semana más larga de la cuenta pero con buen  nivel de trabajo. Ya marcamos una línea de tono, de intensidad y táctica y perseveramos en la idea que nos permita ser más competitivos. Lo que pasa es que jugamos ante un equipo con un nivel físico muy alto y por ello debemos dar una respuesta mental adecuada y, ahí está el reto”.

El técnico también hablaba sobre el rival, Baskonia. “Esperamos un Baskonia que, si para nosotros el partido es importante, para ellos también por la Copa: querrán clasificarse y eso pasa por ganarnos, por eso nos debemos preparar para jugar ante el mejor Baskonia. Son un equipo muy físico y enérgico, cuyo mejor juego llega desde esa energía”.

Baskonia llegará al choque tras ganar en Munich en Euroliga, donde ganaba en el AudiDome al Bayern de Munich por 75 a 81, en un choque en el que también llegaba mermado por las bajas.