Lunes, 30 de Enero de 2023

Por segundo partido consecutivo en La Romareda, el Real Zaragoza se medirá al actual colista en la Liga Smartbank. Hace dos jornadas visitó el Málaga el estadio maño y esta vez será el Ibiza, el último clasificado. El rival zaragocista acaba de cambiar de entrenador y será el ex técnico zaragocista Lucas Alcaraz el que coja las riendas del equipo balear. Es el tercer entrenador del conjunto presidido por Amadeo Salvo, que lucha por evitar el descenso.

Publicidad

Escribá buscará su primera victoria al frente del Real Zaragoza, tras el descalabro en Copa del Rey y los empates contra Málaga y Burgos. La imagen del equipo maño ha cambiado, pero no lo suficiente como para sumar de tres en tres. Para este encuentro, el entrenador valenciano seguirá sin poder contar con Cristian Álvarez e Iván Azón, que se siguen recuperando de sus respectivas lesiones.


Publicidad


Esta misma mañana ha pasado por sala de prensa Francho Serrano, que no está teniendo una temporada fácil. El canterano también hablaba del partido contra el Ibiza y lo cerca que están de la victoria. “El equipo ha dado un paso más, estamos teniendo más mordiente arriba. El día del Málaga tenemos muchas opciones de ganar y contra el Burgos se nos escapó por un detalle. Tenemos que seguir en esta línea y seguro que la victoria llega”.

“Aunque llegue el último clasificado tenemos que seguir igual. Cada partido es una liga distinta para nosotros. Estamos en casa no hay ningún tipo de excusa, tenemos que salir a ganar”, explicaba Francho.

SANCIÓN A PETROVIC

El último empate contra el Burgos también dejó la expulsión de Radosav Petrovic al final del partido. El comité de competición ha decidido sancionar al jugador serbio con 3 partidos, uno por doble amonestación y otro por desconsideración al colegiado.


Publicidad


Esto es lo que escribió en el acta el arbitro Jon Ander González Esteban. “Estando aún sobre en el terreno de juego, se aproxima a mí quedándose a escasos dos metros, sin tener ningún compañero de equipo a su alrededor, dirigiéndose a mí gritando en los siguientes términos: esto es una puta vergüenza, una puta vergüenza”.