Domingo, 05 de Febrero de 2023

El Real Zaragoza tenía por delante otra importante jornada liguera, esta vez para visitar un estadio de Primera División como es el de La Cerámica de Villarreal, pero para medirse al filial del `submarino amarillo’. 700 aficionados zaragocistas no se quisieron perder el partido de su equipo en tierras castellonenses, en otro desplazamiento masivo.

Publicidad

El conjunto aragonés llegaba al partido con bajas importantes como las de Giuliano Simeone, Sergio Bermejo y Alberto Zapater, mientras que Valentín Vada ha podido superar sus problemas físicos. Escribá alineaba un once formado por Cristian Álvarez, Fran Gámez, Francés, Jair, Gabi Fuentes, Tomás Alarcón, Francho, Larra, Eugeni, Mollejo y Pape Gueye. La presencia del delantero senegalés era la gran sorpresa del técnico valenciano en el partido.

El enciento comenzaba con un gran acercamiento de Fran Gámez, que se atrevía con un disparo que se marchó desviado. En los primeros 10, los porteros no tuvieron que intervenir, con pocas ocasiones de gol entre ambos equipos. Iker Álvarez, guardameta del Villarreal, hizo una doble intervención de mucho mérito para negarle el gol a Mollejo y Gueye, en la ocasión más clara hasta ese momento.

El partido se ponía cuesta arriba tras el primer gol del partido, que lo anotaba Carlo para el Villarreal B en el minuto 27 de partido. El canterano Álex Millán, que abandonó Zaragoza para militar en el fútbol base del equipo castellonense, tuvo en sus botas el 2-0, pero la jugada quedó invalidada por fuera de juego.


Publicidad


En el 39’, Fer Niño hacía el 2-0 tras un gran disparo, en el que Cristian Álvarez no pudo hacer nada. El partido se le ponía cada vez más complicado al Real Zaragoza, que no generaba nada de peligro en ataque. El choque llegaba al tiempo de descanso 2-0, con una pésima imagen del equipo maño.

La segunda parte comenzó con la entrada de Vada y Azón por Gueye y Eugeni, que realizaron una decepcionante primera parte. El conjunto de Escribá se metía en el partido tras un tanto de Iván Azón, que anotaba su segundo gol de la temporada. Los de Escribá empezaron a creer en la remontada tras el tanto de Azón, con varias llegadas peligrosas.

Escribá también metía a Puche en el terreno de juego, sustituyendo a Larra. El equipo maño logró el empate en el 71’, tras una gran asistencia de Puche que el Villarreal se metía en propia para poner el 2-2. Francho veía amarilla en el 73’, tras una falta en el centro del campo. Precisamente fue el canterano el que abandonó el terreno de juego por Manu Molina a falta de un cuarto de hora.


Publicidad


El Real Zaragoza culminaba la remontada con un gran gol de Mollejo de cabeza, tras una asistencia de Gabi Fuentes. No hubo tiempo para más y la escuadra aragonesa remontaba un partido que lo tenía perdido en la primera parte.

Tras este partido, el Real Zaragoza se medirá la semana que viene al Sporting de Gijón, en la segunda salida consecutiva.