Jueves, 29 de Julio de 2021

Tras conocer públicamente la oferta de compra por el Real Zaragoza de los hermanos Álvarez del Campo y del abogado Francisco Domínguez (Spain Football Capital), la familia Alierta también negocia con otro grupo inversor, que contaría con zaragocistas reconocidos en el proyecto. Una segunda vía con importante peso económico y de la que tiene conocimiento la LFP.

Publicidad

La primera oferta de compra de Spain Football Capital contaría con apoyo financiero de procedencia latinoamericana, según fuentes cercanas a la operación consultadas por HOY ARAGÓN. Es algo que ya sucede en España con el Real Oviedo, propiedad del multimillonario Carlos Slim, aunque en este caso serían otros protagonistas.

Las dudas del entorno de César Alierta con este grupo empresarial ha hecho que cada vez coja más peso la opción de traspasar su paquete accionarial al nuevo grupo inversor que acaba de entrar en escena. La segunda oferta por el club, de la que informaba este fin de semana El Periódico de Aragón, pretende hacerse con el paquete accionarial mayoritario, el de César Alierta y su sobrino Fernando Sainz de Varanda. La LFP ya tiene constancia desde hace días de dicho grupo inversor, de hecho, ha ayudado en poner en contacto a representantes de dicho fondo con el club.

Con esta segunda opción, desembarcaría en el Real Zaragoza un fondo de inversión extranjero -y todavía desconocido- y su idea es darle un giro de 180 grados al club, con una modernización y profesionalización en muchos sectores de la entidad blanquillaEn estos momentos no está garantizada la salida de todos los patronos de la fundación, aunque la venta del paquete mayoritario de la familia Alierta dejaría sin poder de decisión en el club al resto de miembros de la ‘Fundación Zaragoza 2032’.

Esta segunda vía está mucho menos desarrollada que la primera opción comandada por los hermanos Álvarez del Campo y Francisco Domínguez, aunque la que apadrina César Alierta contaría con un músculo financiero interesante y entre sus planes está el de poder reformar el estadio de La Romareda, algo más que necesario si el equipo asciende a la élite del fútbol nacional en los próximos años.

La decisión sobre el cambio de propiedad debería producirse lo más rápido posible, en un tiempo máximo de dos semanas y es que el club debe afrontar una serie de pagos urgentes. Además, con el inicio de la pretemporada, programada para comienzos de julio, ya debería estar todo resuelto. En ambas opciones, el futuro de Torrecilla y JIM parece ligado al club, salvo cambio drástico del proyecto deportivo.

Las próximas semanas se esperan frenéticas en las oficinas de Eduardo Ibarra, con una afición que sigue muy atenta a todo lo que rodea al club y con ganas de ver el final de este rompecabezas en el que se ha convertido una vez más la venta del Real Zaragoza.