Martes, 07 de Diciembre de 2021

Afrontar los retos de recuperación económica y social de Aragón después del azote que ha supuesto la pandemia. Este es el motivo que ha hecho que el Gobierno de la Comunidad haya aprobado un límite de gasto no financiero para 2022 de 6.080 millones de euros, el segundo más alto de la historia, sólo por detrás del aprobado para este año.

Publicidad

Esta cifra, que se establece de manera previa a la elaboración de los presupuestos de Aragón para 2022, deberá ser refrendada por las Cortes. Sigue reflejando la llegada de estímulos externos a cargo de los Fondos React-EU (100,7 millones) y MRR (195,7 millones), pero marca también el inicio de un paulatino proceso de reequilibrio y de recuperación de las cifras de la serie histórica.

Los 6.080 millones del techo de gasto de 2022 evidencian un límite alto, con una disminución de apenas 98 millones (un 1,6%) respecto a 2021, pero con un crecimiento de 496 millones de euros (8,9%) respecto a 2020.

RECUPERACIÓN Y CRECIMIENTO

El consejero de Hacienda y Administración Pública, Carlos Pérez Anadón, ha destacado que el segundo techo de gasto más alto de la historia “vuelve a poner los recursos de Aragón a disposición de los aragoneses, aunque enfoca el mayor esfuerzo a la generación de posibilidades que favorezcan el crecimiento”.

El responsable de la Hacienda autonómica defiende la necesidad de impulsar el hecho económico más allá de la implícita necesidad de borrar los efectos negativos asociados a la pandemia. “Debemos crecer no solo para superar la destrucción del tejido productivo que se produjo a lo largo de 2020 sino para trazar una nueva estrategia que asegure el futuro y genere un posicionamiento adecuado en la estructura económica nacional e internacional”.

Pérez Anadón ha señalado la necesidad de contar con un techo de gasto expansivo, aunque ha puntualizado que, pese a la llegada de estímulos europeos, “no es un techo de gasto que haga pensar en triunfalismos, ni en holguras; pero sigue siendo el techo de gasto de un Gobierno de consenso, que sabe cuáles son las prioridades en un mundo todavía muy inestable y cambiante”.

Publicidad