Lunes, 30 de Enero de 2023

Son muchas las empresas del sector sanitario y farmacéutico que han apostado por Aragón en los últimos meses, ya sea con ampliaciones o con nuevas instalaciones. Ahí están los casos de la nueva planta de Becton Dickinson en Zaragoza o la inversión de más de 100 millones de euros de CerTest Biotec. A ello se suma que ya se ha colocado la primera piedra del nuevo centro hospitalario de QuirónSalud en la capital aragonesa y, además, ya se ha formalizado la venta de la parcela en la Plataforma Logística de Huesca (Plhus) donde se instalará Faes Farma.


Publicidad


La compañía farmacéutica española ya cuenta con la licencia municipal para poder comenzar las obras de su complejo en la capital oscense. Tal y como avanzaron sus responsables tras el encuentro mantenido en febrero con el presidente Javier Lambán y la consejera Marta Gastón para dar a conocer este proyecto, la compañía invertirá 23 millones de euros –seis millones más de los previsto inicialmente- y creará al menos 25 puestos de trabajo directos en esta nueva instalación dedicada a la producción de alimentos especiales de alta calidad para primeras edades del porcino, que se prevé que esté en marcha en 2024.

Este proyecto fue declarado Inversión de Interés Autonómico, lo que conlleva que todos los trámites administrativos vinculados a la autorización, ejecución y desarrollo del proyecto está teniendo un impulso preferente y urgente por parte de las Administraciones Públicas aragonesas, reduciéndose a la mitad los plazos ordinarios de los procedimientos previstos en la normativa autonómica.

Esta nueva planta -que se enmarca en la división de nutrición y salud animal de este destacado grupo farmacéutico- ocupará una superficie de 17.220 metros cuadrados, tendrá una capacidad de producción de 120.000 toneladas al año y, además de los empleos directos –repartidos inicialmente en dos turnos- impulsará la creación de puestos de trabajo indirectos en la capital oscense. Además, contará con la tecnología más avanzada para realizar este tipo de productos, cumpliendo con los máximos estándares de calidad, trazabilidad y sostenibilidad, lo que permitirá al grupo Faes Farma cumplir con su plan estratégico de expansión orgánica en esta rama de actividad.

El nuevo conjunto industrial constará de una torre de producción, donde se ubicará toda la maquinaria y silos de almacenaje de producto del proceso; un edificio compartimentado para almacenaje de materia prima; otro para envasado de producto e instalaciones de proceso auxiliares requeridas; un edificio anexo para oficinas y servicios auxiliares de personal y finalmente, otro edificio anexo para salas técnicas de instalaciones auxiliares.

Productos desmedicalizados

Desde el grupo, explicaban que la inversión responde a las nuevas tendencias del mercado de nutrición y salud animal, donde los productores, debido a las nuevas regulaciones sobre desmedicalización de piensos, depositan cada vez más su confianza en manos de empresas especializadas en producir estos alimentos especiales. Igualmente, se propone aplicar la economía circular, de modo que hasta el cereal que consuma será de productores locales.

En materia de sostenibilidad, el grupo Faes apuntaba que, para la ejecución de esta inversión, apuesta por los criterios más exigentes de eficiencia, reduciendo al máximo las emisiones de gases efecto invernadero y utilizando energías renovables en la mayor medida posible. Para ello, se está estudiando la posibilidad de instalar energía fotovoltaica en terrenos próximos que puedan cubrir la mayor parte de las necesidades de la nueva planta.

Esta será la segunda inversión del grupo en Aragón, ya que cuenta con Capselos en Barbastro (Huesca), empresa especializada en microencapsulación, tanto para nutrición animal como humana.

Publicidad