Martes, 06 de Diciembre de 2022

No eran buenas las expectativas al inicio de la vendimia, debido a la sequía y las olas de calor experimentada este año. Pero las lluvias de última hora han permitido que el resultado supere notablemente las previsiones y, finalmente, la DOP Cariñena ha recogido un total de 80 millones de kg de uva, lo que supone un 23% más de lo esperado y un 9% más que en 2021.


Publicidad


Con la vendimia ya completada en las 32 bodegas de la denominación de la provincia de Zaragoza, la DOP Cariñena ha valorado muy positivamente los resultados finales, en un año agrícola especialmente complicado. Las lluvias de abril comenzaron anunciando una buena cosecha, después la brotación se retrasó, pero las temperaturas inusualmente altas ya en mayo aceleraron la fase de floración; en verano, los termómetros se dispararon e hicieron temer una cosecha muy baja, pero la mejora en agosto y septiembre permitió la recuperación de los frutos y una cantidad final solo ligeramente inferior a la media de producción.

Los informes técnicos de vendimia resaltan que tanto el estado de la vegetación como la sanidad de la uva han sido muy buenos, así como que no se han dado problemas de enfermedades ni plagas; en particular, resaltan la ausencia de polilla del racimo, ya que la totalidad de parcelas aplica la técnica biológica de la confusión sexual.

La DOP ocupa 14.110 hectáreas en 14 municipios / MAASZOOM

La DOP Cariñena ha subrayado, además, que este resultado de 80 millones de kilos demuestra las excelentes condiciones del terreno y el clima para la vid. Sobre la calidad de la cosecha, ha subrayado que el calor favorece la concentración de los azúcares y los pigmentos que dan su color a las uvas, lo que anuncia vinos más aromáticos y redondos.

La vendimia comenzó tempranamente a mediados de agosto, con la variedad blanca chardonnay y el grueso arrancó en los primeros días de septiembre, con las variedades más cultivadas, como la garnacha tinta, uva autóctona de Cariñena y que supone el 33,7% de la superficie de viñedo. En la actualidad, la DOP ocupa 14.110 hectáreas, en 14 municipios. En los últimos años, se ha extendido el cultivo en espaldera, para permitir la vendimia mecanizada, que ya supone el 75 % de las uvas cosechadas.

Los primeros Vinos de las Piedras de 2022, los blancos jóvenes, saldrán al mercado en las próximas semanas y será ya a comienzos de 2023 cuando estarán disponibles la mayoría de los tintos jóvenes, mientras que comienza la maduración de los vinos de crianza y reserva de esta añada.

ALEMANIA, PRINCIPAL DESTINO

En el apartado de comercialización, dos de cada tres botellas irán al mercado exterior. Durante el pasado año, se alcanzó la cifra récord de 60 países de los cinco continentes. En total se vendieron más de 35,2 millones de botellas, de las que el 63,6%, casi 22,4 millones, se exportaron.


Publicidad


Alemania fue el principal destino (24,26% de las ventas en el exterior), seguida de Reino Unido (15,56%) y Canadá (12,90%). Los Vinos de las Piedras no dejan de ganar presencia en todo el mundo. La lista de destinos incluye grandes mercados como Estados Unidos o China, países productores como Francia o Italia, y se extiende a naciones como Letonia, México, Brasil, Japón, Mongolia, Australia o Kenia, entre otros.

Publicidad