Domingo, 26 de Septiembre de 2021

“Cuanto más tardemos en salir de la crisis sanitaria, más tardará la recuperación económica. Esta es la principal conclusión que, en palabras de Salvador Arenere, presidente de ADEA, se extrae del Indicador de Opinión de los directivos y ejecutivos aragoneses, correspondiente al primer semestre de este 2021. En general, las perspectivas mejoran sensiblemente de cara a la segunda mitad de año, pero todavía existen muchas dudas en aspectos como el empleo y las ventas, sobre todo en las internas.

Publicidad

La encuesta, realizada a partir de las opiniones de 216 directivos aragoneses, pone de manifiesto que la evolución de las plantillas en las empresas no está nada clara. Tanto es así, que el 39,1% de los ejecutivos considera que el empleo en sus respectivas compañías empeorará en la segunda mitad de 2021. Para el 52,9% se mantendrá estable y sólo un 8% cree que mejorará.

Las opiniones en cuanto a las cifras de ventas en el mercado interior, si bien han mejorado respecto al primer trimestre, siguen siendo conservadoras. Un 38,5% de los encuestados prevé que empeoren de julio a diciembre, un 46,2% estima que se mantendrán estables y un 15,4% considera que mejorarán.

MAYOR OPTIMISMO EN LAS EXPORTACIONES

La mejor noticia se encuentra en las exportaciones. Cuando ya han dado muestras en los últimos datos publicados de reactivación, la opinión de los directivos para la segunda mitad del año es mejor que en la primera: un 51,2% considera que se mantendrán estables, si bien todavía un 34,9% tiene previsión de empeoramiento. Por su parte, un 14% cree que mejorarán.

Respecto a la evolución de la economía en general en lo que resta del año, un 41,4% de los directivos confía en que se mantendrá estable, un 34,5% que mejorará y un 24,1% que irá a peor. Como ha destacado Arenere, la clave de todo es la evolución de la crisis sanitaria, que se erige como una de las grandes preocupaciones de los directivos aragoneses.

Un 53,4% de los encuestados considera que la gestión sanitaria a nivel global ha sido insatisfactoria y un 29,3% la tilda de mejorable. Sólo un 17,2% opina que ha sido adecuada. La retirada de la obligatoriedad de la mascarilla en espacios abiertos es, para el 63,8% de los ejecutivos, precipitada. Asimismo, el incremento de la movilidad por el inicio de las vacaciones es preocupante para el 65,5% de los encuestados y muy preocupante para el 15,5%. Sólo el 19% considera que es aceptable.

Por su parte, las medidas económicas tomadas por el Gobierno de España a la vista del gran número de sectores perjudicados han sido insatisfactorias para el 65% de los directivos aragoneses, que ven la recuperación económica a largo (44,8%) o medio plazo (48,3%). Donde se detecta una mayor confusión es en la llegada de los fondos europeos: un 91,4% de los encuestados cree que no se ha explicado suficientemente quiénes y cómo pueden acceder a ellos. De forma similar, sólo un 29,3% cree que su empresa va a lograr estar beneficiada por estos fondos.

Respecto a los fondos de liquidez autonómica, de los que Cataluña recibirá el 40% y Aragón en torno al 4%, la opinión de los directivos aragoneses es demoledora: un 96,6% opina que la asignación es injusta o desproporcionada.

*Lea aquí el informe elaborado por ADEA

Publicidad