Miércoles, 22 de Septiembre de 2021

Comprar una vivienda es uno de los pasos más importantes en nuestra vida, y como tal ha de ser planteado con calma. Hay que analizar el mercado, conocer posibilidades y oportunidades, ser coherente con lo que buscamos… todo ello influye a la hora de adquirir un inmueble, sea para uso propio o como futura inversión. Sin olvidar la situación económica del contexto mundial tras cerrar un año 2020 absolutamente excepcional por la pandemia y que en 2021 se está recuperando el nivel de actividad previo a la crisis sanitaria. En cuanto al mercado de vivienda, se está comprobando cómo los potenciales compradores de vivienda que durante el 2020 no acabaron de decidirse a dar el paso en este momento empiezan a darlo.

Para conocer la realidad del mercado y las dudas más comunes antes de adquirir una vivienda, el responsable de financiación de particulares de Ibercaja Banco, Lorenzo Cano, lo tiene claro: Lo más importante es saber si se cuenta con la suficiente capacidad de pago para hacer frente a las cuotas de la operación hipotecaria, no se puede perder de vista que es un compromiso a muy largo plazo.

Esta debería ser la principal respuesta: ¿somos o no somos capaces de tener el dinero suficiente para el pago del inmueble? Según Cano, “el esfuerzo para el pago de la hipoteca no debería exceder el 30-35 % de los ingresos netos de la Unidad Familiar, teniendo en cuenta además la posible existencia de otras deudas, cargas familiares existentes o en camino y el resto de los compromisos que todos tenemos que atender con nuestros ingresos. También se debe valorar, cierta capacidad de ahorro en el pasado”

Una vez analizada esta duda que es la mayoritaria en todo aquel que esté dispuesto a adquirir una vivienda, Lorenzo Cano de Ibercaja Banco detalla que “en cuanto al importe a financiar, como norma general, y para vivienda habitual asciende al 80% del valor tasado o valor de compraventa, por lo que el comprador debe aportar al menos el 20% restante más los gastos asociados a la compraventa (impuestos y gastos notariales, registro y gestoría) que vienen a suponer un 10 % adicional”

Es decir, para una compraventa de 100.000 euros el importe a financiar sería como máximo 80.000 euros y el comprador debería disponer de otros 30.000 euros (20.000 para la compra y unos 10.000 para los gastos asociados a la misma)

*Si quieres conocer más recomendaciones que tienes que saber para adquirir una vivienda escucha aquí en ‘La Radio del Vamos’ la conversación completa con Lorenzo Cano, responsable de financiación de particulares de Ibercaja Banco donde cuenta todas las claves para no equivocarse en una de las inversiones más importantes.

Publicidad