Martes, 15 de Junio de 2021

Ibercaja está presentando en los últimos meses nuevas fórmulas encaminadas a facilitar las gestiones al máximo de sus clientes, con una apuesta especial en el sector bancario para empresas. La última se llama Easypay, que se incorpora a su gama de soluciones de financiación de circulante, dirigida a sus clientes autónomos, pymes y compañías.

Esta novedosa fórmula permite financiar, de forma ágil y sencilla, aquellos pagos nacionales habituales como nóminas, seguros sociales, alquileres, impuestos, suministros o facturas de proveedores, entre otros.

Entre las ventajas que proporciona esta solución financiera se encuentran su agilidad y sencillez, ya que el cliente puede gestionar su propia financiación Ibercaja EasyPay desde la nueva Banca Digital Empresas en cualquier momento y lugar o, si lo prefiere, a través de su oficina.

Su flexibilidad permite, además, que se pueda elegir entre financiar la totalidad del importe o solamente una parte. Asimismo, los pagos que pueden acogerse a este sistema son aquellos que ya se han realizado previamente, se estén realizando en el momento mediante transferencia o se vayan a producir en los próximos días.

Por otro lado, se trata de una alternativa más económica que otros productos con la misma finalidad, puesto que solamente genera costes cuando se utiliza. Esta solución puede combinarse también con otros productos y disponer, así, de una financiación integral del circulante del negocio.

En cuanto al funcionamiento de Easypay, según las necesidades habituales de liquidez del cliente, se establece en su contratación un importe máximo, aprobado previamente por la entidad, del que podrá disponer para realizar sus pagos a través de esta fórmula. El límite del plazo de devolución de la cantidad utilizada para realizar cada uno de los pagos se establece dependiendo de la naturaleza de estos pagos, según se trate de recibos por suministros y alquileres; pagos generales; impuestos y seguros; y nóminas y seguros sociales.

APUESTA ESTRATÉGICA

Crecer en el segmento Empresas es una de las apuestas estratégicas de Ibercaja recogidas en su Plan Desafío 2023. Entre sus objetivos, la entidad busca incrementar un 23% los clientes vinculados en banca de empresas, duplicar el ritmo anual de captación de nuevos clientes en este segmento e incrementar en 50 puntos básicos la cuota de crédito en empresas.

Para ello, en enero de 2021 el banco reestructuraba su organigrama, creando un área de Empresas para reforzar su negocio con este segmento y en marzo lanzaba una nueva gama de fondos de inversión para ayudar a las empresas a mejorar la rentabilidad de sus posiciones excedentarias de liquidez, como alternativa a los instrumentos tradicionales.

Ibercaja presta servicio a más de 300.000 empresas, cuenta con 330 especialistas en el segmento y dispone de ocho Centros de Negocio, que dan servicio a grandes empresas y pymes en las principales ciudades del país y 24 Espacios Empresa, que se ponen a disposición de los clientes para la realización de jornadas, reuniones o formación.

Publicidad